Thursday, July 01, 2010

Anécdotas Neoyorkinas

Hace unos días fui testigo de algo que desde ese día he considerado como lo más raro y absurdo que he visto todo el año.

Vi a dos señoras desamparadas(Supongo que eran madre e hija porque llevaban puesta faldas iguales), ellas como hacen la gran mayoría de desamparados que he visto en esta ciudad, cargaban consigo, en fundas, todas sus pertenencias. De repente, ambas sacaron de sus bolsas dos botellas de desinfectante y comenzaron a rocear una larga banca de cemento donde pretendían dormir.

Esta mañana tomé el tren y en éste se montó un gran personaje. El sujeto se estaba comiendo unos dulces y en vez de aguantar las envolturas para tirarla luego en un zafacón, se puso de pies, y cuando el tren abrió sus puertas se agachó y tiró la basura entre la abertura de la plataforma y el tren. El vagón no llevaba mucha gente. Un hombre blanco de pelo canoso dejó de leer y lo miró con ojos que me imagino que dijeron: "Y éste puerco salvaje de dónde salió."

Un hombre que iba sentado frente al individuo dejó de leer un libro de tapa blanca y también lo miró absorto.

"Yo sé por qué usted me mira," Le dijo el joven al hombre. "Yo teniendo una funda la tiré a las vías, pero era que no quería meter basura en mi funda..."El hombre no respondió.

Luego el sujeto continuó la conversación: "Qué libro es ese?"
"Un libro sobre la vida de Gandhi." Contestó el hombre.
"Ah, ya veo... De dónde era Gandhi?"
"De la India?"
"Oh, de Guyana..."
"No de la India..."
"Oh, sí, sí la India... eso en Africa verdad?"
"No en Asia..."
"Ok, ahora yo sé quien es él. El era filósofo y poeta..."

Al poco rato el chamaco empieza a pedirle direcciones a otro pasajero, un afroamericano de unos 30 años. Nuestro protagonista quería ir a la prisión de Rikers' Island. Coincidencialmente, el otro pasajero sabía perfectamente como llegar.

"Gracias mi pana, ya yo sé como llegar. No, yo no voy a visitar a nadie yo voy a entregarme. A mi me andan buscando en Manhattan, Queen y en el Bronx. Los amigos míos me dicen que si yo voy y me entrego me reducen la sentencia y que tal vez nada más tenga que pasar 10 días preso..."

Como pueden ver, en esta ciudad a veces no hay distinción entre los cuerdos y los locos.

4 comments:

cocorote said...

segun tengo entendido.. el no estar en tus cabales es un mecanismo d defensa del cerebro cuando c v agobiado por las bainas k uno le mete... osea, k el k no esta "cuerdo" vive en un planeta k ni soñarariamos vivir... imaginate k el pana crea k tambien es el jevo d kim kardashian.. loco fuera el k lo alejara d su "realidad"..

Víctor Manuel Ramos said...

Me gusta el nuevo look.

Yalo said...

¡Yo quisiera ser loca a propósito!, sólo para ver la reacción de la gente. Y luego escribiría sobre eso. Bueeeeeno Baakanit, te confieso que a mí me han pasado cosas raras en NY, pero una como que medio lo acepta por eso, porque es NY.
Abrazos,
Y.

elrincongozoso said...

En New York nada sorprende, lo que no pasa en New York no pasa en parte, jeje.

Saludos