Saturday, February 06, 2010

La Rezadora


Me senté frente a esta señora mientras me dirigía Downtown para una fiesta de salsa. La vi mover sus labios repetidas y en un principio creí que estaba loca o me estaba maldiciendo, pero tan pronto noté sus manos me di cuenta que en ellas tenía enredado un rosario. Por más de media hora pasó por sus dedos las cuentas y repitió la misma frase sin cansarse. Nunca había visto algo así dentro de un vagón, por todo ese tiempo, me sentí 'seguro'.

No comments: