Sunday, July 26, 2009

Una Sirena Comiendo Hot Dog


Y para terminar la serie de posts sobre Coney Island, les dejo la fotografía de algo que en su vida quizás nunca les pasó por la mente, la existencia de una sirena habituada al desguste de un suculento hot dog. Qué diferente hubiese sido la película de la Sirenita si Ariel hubiese aparecido en una escena comiéndose uno de éstos.

Cocotero




Al ver este cocotero enterrado en la playa de Coney Island me llegaron tantas cosas a la mente. Es como si corroboraran el pensar de los que dicen que una playa no es playa sin cocoteros. Además esto del cocotero es como una añoranza a la inversa, me explico: Los caribeños y mucha gente que no ha visto nieve en su vida celebra la navidad como si viviese en un país del norte. Con arbolitos navideños, con Santa, manzanas, uvas, pasas, nieve artificial, renos y trineos. Inconscientemente creemos que la navidad tiene que lucir de esa forma, con sus colores verde y rojo y con todos los demás corotos comerciales que todo esto arrastra consigo.
Cuando llegué a la ciudad solía comparar mucho las playas de mi país con éstas de los Estados Unidos, a veces me burlaba de los que decían: "Voy para la playa."
"Qué playa? Eso no es playa." Contestaba yo a veces, teniendo presente las hermosas aguas de mi país.
Hace unos años me bañé en una playa de Connecticut y después de semejante experiencia juré nunca más meter los pies en una playa de este país, temía que se me cayera un pedazo de piel. El agua estaba friísima, la playa parecía muerta, cero olas y el agua apenas me alcanzaba la cintura. Ahora recuerdo algo rarísimo que presencié esa primera vez, vuelvo a ver imagenes de una mujer que estaba limpiando la basura de la playa, la mujer andaba con un detector de metales o de basura, era un aparato rarísimo ese que llevaba sobre su espalda, y con éste se paseaba por toda la orilla.
Con el tiempo he aprendido a valorarlas, ya no me pongo a criticarlas, ni a compararlas con las mías. He entendido que también estos lugares aunque no sirvan para bañarse, son un santuario, con el sonido y el olor del agua, cocoteros falsos y con sus límpias arenas, tienen el poder de transportarnos y llevarnos a esos lugares que vívidamente invaden nuestras memorias.

Shoot the Freak








De las cosas que vi en Coney Island, podría decir que esta ha sido una de las más raras y surrealistas que haya visto en mi vida. Algo como de esto es difícil de contar, especialmente cuando hablamos de un país que sin duda es la meca del entretenimiento.
Bueno, si no les explico es posible que no tengan ni idea de qué les estoy hablando, la foto no nos dice mucho. En este callejón sin salida que ven aquí aparece un Monstruo enmascarado que usa camina hacia la derecha o hacia la izquierda sujetando un escudo de madera o mejor dicho, un pedazo de tabla. En este jueguito de 'feria' uno paga para dispararle bolas de pintura al Loco que huye entre todas esas barricadas.
Nunca había visto en esta ciudad entretenimiento tan raro y low budget.
Dentro de unos días, volveré a Coney Island, les prometo grabar un pequeño video clip de este asunto que con palabras no puedo describir.
P.D. Adjunté unos cuantos videos de esta diversión para que se formen una idea.

Los come hot dogs





También me topé con el establecimiento de hot dogs que celebra cada día de la independencia la famosísima competencia del que coma más perros calientes. Ni idea tenía yo que este evento surgió hace décadas en este olvidado lugar.
Algo que me parece impresionante es la diferencia que hay en cantidad de los records de los ochentas y los noventas con los records que establecen los concursantes ahora. En esa última foto como podrán ver quien más comió, se tragó 24 hot dogs, pero como podrán notar en la fotografía del medio, el record implantado por un Chinito comelón ya va por los 68. Ya ese ha hecho de comer su profesión.
Me parece raro que en mi país no exista un concurso nacional de platos de mangú o de chimichurris, estamos lentos.

This post is for humans only


En una de las estaciones de autobus de Coney Island me topé con este cartel. Les digo que me pareció genial. Dice: "Parada sólo para humanos." Parece real, uno de inmediato se imagina que ha sido invadido por aliens y que no nos gusta su presencia, ya tenemos reglas para discriminarlos así como les pasa a los X-Men.
Les admito que la curiosidad me mató, no me pude aguantar, antes de postear visité la página web que aparece en el letrero para así enterarme de que se trataba el asunto. Simplemente no me lo esperaba. No les contaré, vayan a la página si quieren enterarse o si no, les deseo suerte tratando de dominar ese animal llamado curiosidad.

Bath House








Después que se sale de esa estación tan vistosa y opulenta la historia es otra, más violenta, quizás. Coney Island parece un lugar olvidado, abandonado, saqueado, pillado, violado, atormentado. Tuve muchos momentos en los que dudé estar pisando sobre un rincón de la Capital del mundo, la experiencia a veces rayó en lo surreal.
Tuve la dicha de caminar a lo largo de la playa con un compañero de trabajo, historiador, nativo de Brooklyn, alguien que durante su niñez tuvo muchos momentos felices en esta zona.
"Este lugar está desierto, antes no se podía caminar de tanta gente."
El ayuntamiento por suerte se ha dado cuenta de su dejadez y ha comenzado a revitalizar el área. La remodelación de la estación de trenes, la construcción del estadio del equipo de triple AAA de los Mets, el permiso que le otorgaron al circo de los Ringling Brothers, el embellecimiento de la playa y sus miradores han sido los primeros pasos de los miles que hacen falta, para que los inversionistas reconozcan que la revitalización del comercio en esta área podría beneficiarnos a todos. Sería bueno volver a ver las puertas abiertas de todos esos negocios del área que no aguantaron el fuete de la caída del interés en la zona.
Este edificio me llamó mucho la atención, ya que de cierta manera representa a ese Coney Island glorioso y a ese NY de los 1800's que enriquece de fascinación las mentes de muchos amantes de la historia y las descripciones y situaciones literarias. Según me cuenta mi amigo, en ese lugar de exquisita arquitectura se proveía el servicio de aseo, algo común en las grandes ciudades, en donde los edificios no tenían cuartos de baño. La gente simplemente se dirigía a estos lugares de aseo, pagaban unos centavitos y le proveían toalla y jabón.
Me río solo, ahora que pienso que antes era fácil saber quien no se bañaba.

Coney Island







El Jueves estuve trabajando en Coney Island, Brooklyn. De este lugar me habían hablado mucho, pero nunca había tenido una razón de visitarlo.

Recuerdo a Ralph, un viejo amigo, que siempre se pegaba una siestecita a la hora del almuerzo, cuando se le preguntaba que porqué estaba tan agotado su respuesta era siempre la misma: "Es que tengo que levantarme a las cinco, vivo en Coney Island."

También había escuchado historias acerca del parque de diversiones que está situado a la orilla del mar, único situado dentro de las cinco ciudades principales de este estado.

Por fin el jueves tuve la oportunidad de ver con mis propios ojos este mítico lugar, rebosado de historias.

Tan pronto se detuvo el tren a la estación quedé boquiabierto, qué preciosura de estación. Sin dudas la considero la más bonita y organizada de Nueva York. Los vitrales que la adornan, te trasladan de inmediato a un ambiente de feria, carritos chocones, carrouseles, globos y algodones dulces.

Central Park

Central Park es un lugar maravilloso, nunca me canso de visitarlo. Sus rocas, su cesped, su gente, su aire y otras cosillas más siempre me hacen sentir que estoy deambulando por un lugar muy especial. Ayer estuve en el concierto de Jerry Rivera y esta fue la única foto que tomé por andar con prisa.

Ahora que veo la fotografía con detenimiento he podido percibir ciertos elementos que al momento de pulsar el botón no había notado. Por ejemplo el desamparado que aparece sentado observando con detenimiento el coche que pasa.

Antes de que termine este verano espero tomarme la tarde de un sábado para explorar y tomarle fotos a los lugares que más me gustan de este lugar tan encantador.

Thursday, July 23, 2009

El Jardín de Hamilton












Ustedes de seguro conocerán a Hamilton, si en sus vidas han sostenido una papeleta de diez dólares en sus manos, entonces lo han visto. Hamilton fue el primer secretario de la tesorería de este país y fue también panita de George Washington.
Bueno, el caso es que una de las casas que habitó quedaba localizada detrás de las barandas negras que ven en esta serie de fotos. Hace unos años fui testigo de la mudanza de la casa completa. Quedé boquiabierto al ver como estos gringos tomaron la casita, la desenterraron y la movieron a un parquecito que queda al doblar de la esquina. Los motivos no los sé, es posible que anden por ahí pero en realidad no me interesa saberlo y supongo que a ustedes tampoco.
Yendo al grano, pasé frente al lugar y tomé estas fotos. Frente al huecazo que dejó la casa hay un jardincito cercado y parece que el jardinero se le pasó la mano en el campo de la creatividad. Se ve tan anacrónica la imagen de esa iglesia vieja de ladrillos coloraos y esos tenis utilizados como tarros. Parece que nadie se ha dado cuenta de como un simple jardinero a cambiado la historia.

Tuesday, July 21, 2009

El Escarabajo de Oro
























Tremenda sorpresa la que me llevé, me hallé un escarabajo de oro en pleno Bronx, como a dos esquinas de Fordham Road, en el área de Kingsbridge.
Por casualidad de la vida me topé con este parque dedicado al gran escritor Americano, Edgar Allan Poe(Uno de mis escritores favoritos, a quien Borges admiró mucho.)
Me pareció inusual que el parque tuviera su nombre, ya que estoy casi seguro que un 95% de la población del Bronx no sabe quién fue.
Decidí entrar al parquecito, caminé alrededor de su glorieta y vi como detrás de un grupo de chicos emo había una casa solitaria. Me acerqué y la sorpresa fue aún mayor, era la casita donde Poe vivió los últimos años de su vida junto a su esposa Virginia, quien murió de tuberculosis dos años antes que él.
P.D. Cuando Poe vivía ahí, esa zona del Bronx era un campo, y en esa casita desolada vivió pagando una renta de $100 dólares al año. Esta ciudad nunca cesa de sorprenderme.
Si les interesa leer uno de los cuentos de Poe que más me gustan, El Escarabajo de Oro, sólo tienen que pulsar aquí.


Friday, July 17, 2009

La Bala



A veces en esta ciudad me paso varios días o semanas sin interactuar con mi gente, los dominicanos. Usualmente cuando necesito inyectarme un poco de dominicanidad, visito mi barbero y con los cuentos de los Tígueres me siento que estoy en la isla sentado sobre una piedra lisa, bajo una mata.

Ayer fui a podarme el pajón a la barbería y allá no dejaban de relajar a un Tíguere que llegó a la ciudad firmado por un equipo de Grandes Ligas pero no pudo llegar a jugar pelota con los duros.

Ahora el muchacho se dedica a bailar con poca ropa en un club gay. Estaba contando que se ganó $300 dólares la noche anterior y que si no se hubiese puesto de tímido se hubiese ganado más.

Estas son algunas de las joyitas que salieron de su boca:

"Lo más asqueroso del mundo es ver a dos hombres besándose, jesúsantísimo."


"Yo los dejo que me agarren el culo, eso no es na', yo no pierdo na' con eso, ellos gozan un rato y me dan después mi buena propina."

"Y si te ofrecen ponerte bien, comprarte un carrito o pagarte los biles, lo darías?" Le preguntó mi barbero pa' seguirlo jodiendo.

"Qué pasa loco! Yo me respeto! Esa pregunta 'ta rara, tú 'tas preguntando muchas mariconadas últimamente, tú deberías coger p'allá, pa' que te de vida mariconazo."

Minutos más tarde, después de un sin número de preguntas gay related, el stripper añade:

"Bueno, yo no te voy a decir que no, porque uno no se puede poner a escupir pa' arriba, a veces las cosas se ponen duras y hay que buscárse los chelitos como sea, pero lo que te puedo decir ahora es que yo me seguiré dando a respetar y que este culito, si Dios quiere, sólo lo utilizaré pa' cagar."

Otro lugar que me hace respirar un buen soplo del aire jocoso y dominicano es el área de la calle 137 en Washington Heights, cuando el clima lo permite, hay un montón de gente con tiempo libre que se reunen en la calles a hacer cuentos o a jugar dominó y yo a veces aprovecho para tirarme unas cuantas de las conversaciones de los expertos todólogos que aparecen por estos lugares. Ayer me topé con un grupito de 'retirados', entre ellos había uno llamado la Bala, de inmediato recordé lo creativa que es mi gente cuando se trata de poner apodos, y me quedé pensando por qué le llamarán o se hace llamar así?

Con Michael en la mente

Me sorprendió ver a este joven dibujar con bolígrafo, de una sentada, el perfil de Michael Jackson. Michael le quedó idéntico, me parece fantástico poseer ese tipo de memoria fotográfica, yo no podría dibujarme a mí mismo si quisiera, a los pocos segundos de verme en el espejo se me olvida como luzco.

Gente que inspira


Desde que vi a este dibujante en Times Square me sentí muy bien, siempre me alegra ver personas 'discapacitadas' ganarse la vida honestamente, sin echarse a morir, sin ponerse a pedir limosnas. En esta ciudad es común ver personas que buscan la manera de hacerse sentir útiles a pesar de sus limitaciones físicas o mentales, se les ve siempre con ánimo, utilizando la inteligencia, el talento y el cuerpo que Dios le repartió.

Friday, July 10, 2009

Bikefitti



Este es sin duda uno de los graffiti más refrescante que he visto en mucho tiempo.
Es curioso que a pesar de los años que tengo pasando por la calle 14 y la Sexta avenida, es la primera vez que lo percibo. Esto es una prueba más de que sólo hay que abrir los ojos un poquito más, ya que cada día hay algo raro esperando ser descubierto.

Siéntase Como en Casa!




El área de Time Square en los últimos meses ha sido transformada y todos los cambios han sido realizados con el peatón, el turista en mente. Han cerrado calles y han creado unas galerías al aire libre, en donde han colocado un montón de coloridas sillas para que los transeúntes se sienten, disfruten de un buen libro, de las luces de neón o de una buena conversación. De alguna manera, estas escenas de relajamiento me hacen recordar momentos en mi ciudad caribeña, en donde la gente a veces se reune en las esquinas, cada quien lleva su silla, se compra su trago y escucha música de dónde sea que esta provenga.

Seduciendo a la policía







Anoche, frente al club donde bailo salsa los Jueves, en la zona de Time Square, percibí una pequeña travesura. Vi un brassier para melones enganchado en el parabrisa de un autobus de la policía.
Me sorprendió mucho ver esta pequeña diablura ya que la zona estaba 'bien monitoreada' por la policía, había al menos unos diez a los alrededores del bus.
Mientras le tomo fotos escucho una vocecita fina gritarme: "Don't touch it!"(No lo toques!)
Miré hacia atrás y vi a un grupito de cougars, mujeres de cincuenta y pico vestidas provocativamente. Todas acababan de salir borrachas de una obra de teatro de Broadway.
Al poco rato pasaron dos policías jóvenes, vieron los grandes sostenes y se rieron un montón. Unos cuantos minutos más tardes, uno de los oficiales veteranos lo vio, para no 'ensuciarse' las manos tomó su macana y con la punta de esta lo desenganchó y lo tiró al zafacón.

Esculturas Instantáneas


En los últimos años, Time Square ha sido invadido por chinos dibujantes, antes sólo se veían unos cuantos, ahora casi en todas las esquinas del área se ven filas de ellos. En Time Square sucede algo que era muy común en mi ciudad natal: Si alguien empieza algún negocito lucrativo, los imitadores no tardan en aparecer. Me imagino que después que el primer dibujante tuvo el valor de tirarse a la calle a buscarse el pan, los otros con talentos parecidos de inmediato se embarcaron.
Ayer me topé con un esculturista chino, quien promete hacerte una esculturita de la cabeza por $30 dólares en tan sólo 15 minutos. No les niego que de inmediato me entraron ganas de 'inmortalizarme.' Me pareció bastante original esta propuesta, no me soprenderé si dentro de unas cuantas semanas aparece otro chino ofreciendo el mismo servicio.
Me faltó preguntarle acerca del material que utilizaba, bueno, el día que decida obtener mi esculturilla le pregunto.

El Frutero II

Vi nuevamente al frutero, ese que les conté que la policía había esposado, ese que cuando se despidió de su esposa e hijitos me provocó una inmensa tristeza.

Lo vi parado con su carrito de frutas en el mismo lugar que lo arrestaron la semana pasada, en la esquina de la 125 y Lenox.

Ahora la escena triste de la esposa y los hijos, y esa de los amigos que vienen a quedarse con el carro, son cosas que me parecen sacadas de un guión preparado por él. Ya no siento pena por él ni por su familia, el tipo tiene tremendos cojones, me imagino que el arresto que presencié no fue el primero, que ya está acostumbrado a que se lo lleven como delincuente, la policía ya no le causa miedo, él sabe que ellos sólo quieren intimidarlo para que desista y eso no va a suceder. Yo por lo menos me hubiese mudado de lugar, pero él al parecer se siente bien retándolos.

Tuesday, July 07, 2009

La muerte como estímulo económico




































En Harlem los buhoneros están haciendo su agosto. El frente del teatro Apollo parece un pequeño circo o mercado de pulgas. No caben en la misma acera la gran cantidad de vendedores ambulantes que quieren pegarle el diente a la vaca gorda. Ya en la calle 125 no se ven camisetas de Obama, ya éste pasó de moda, los buhoneros sólo tienen sobre sus mesas t-shirts de Michael Jackson.

Me imagino que no bien anunciaron que había muerto ya tenían las máquinas encendidas, listas para plasmar la imagen del fenecido en todo tipo de parafernalia. No puedo figurarme qué harán los aprovechados con sus mercancías cuando se le baje la fiebre a los fanáticos, a dónde o por dónde la meterán?