Monday, March 30, 2009

Asociación de Pordioseros

Uno nunca termina de ver vainas en este mundo. Todo parecía normal, la señora entra al vagón, lanza su discursito milenario de que está en mala, viviendo en la calle y necesita dinero, la gente le presta poco caso. Ella incrementa el nivel de tristeza en su cara para ver si puede evocar en nosotros alguna penita, pero nada, seguimos sin inmutarnos.

Yo seguí leyendo, al poco rato entra otro pordiosero al tren, con un discurso similar y de la nada, la señora, quien yo creía se había ido, le gritó enojada al tipo:

"Hey! Yo no he terminado todavía!" El hombre, ni siquiera terminó de pedir, como niño castigado cerró la boca y siguió caminando cabizbajo hacia el otro vagón, respetando el territorio de su colega.

Thursday, March 26, 2009

No es lo mismo



Si un dominicano acabadito de apearse del bote se topa con este negocio aquí en NY, qué pensaría él que venden ahí?

Free Swift


"Liberen a Swift, o mejor dicho: A rapidín."
Desde ya me imagino la profesión del chamaco.
Los graffiti por diferentes razones siempre me han intrigado, son de cierto modo imperecederos, no se les nota la edad, siempre se ven modernos y rebeldes.
Quién sabe cuando fue que encarcelaron a Swift? Pero el mensaje está ahí, encriptado para mí, pero abierto y vivo para esos que son verdaderamente del barrio, los que se juntan y se relacionan en el bloque. Puede que los policías del sector también conozcan o hayan conocido a Rapidín, puede también que el mensaje le haya llegado a las autoridades, uno nunca sabe.
Muchísimas veces me he imaginado la pequeña trama de un artista del graffiti regresando al barrio que lo vio nacer. El tipo regresa junto a su hijito de unos ocho o nueve años, se acercan a la pared que pintó y le dice:
"Mi hijo, ese graffiti que tú ves ahí lo hice yo."
"Wow papi, tú eras un bacano."
"Sí mi hijo. Cuando yo me muera y pases por aquí siempre te acordarás de la pared mía."

Pa' la boda




Rara vez se ve una limosina en el Bronx, ésta estaba estacionada frente al edificio donde vivo. Se me casaba una vecina y ni siquiera me invitaron.
P.D. Está chévere la cadenita de rosas, seguramente a la novia la amarraron con una de esas poi la noche.

Banco Cibaeño


Este es un chistecito interno, pa' los dominicanos.

Wednesday, March 25, 2009

Blue-suited Man






video

video

En realidad no hay nada mejor que tener tiempo libre y toparse en la calle con un conjunto de músicos entregados a lo suyo. Cuando los escuché tocar la primera canción me quedé pegado como chicle en la estación. Trenes venían, trenes se iban y yo seguía ahí, apoyado de una viga de acero siendo transportado por la música de estos señores. No les miento si les digo que tocaron sin parar como por dos horas. Recorrieron un montón de éxitos de la época de Motown, canciones que había escuchado antes pero que no reconocía por sus nombres.

Ciertamente hay cosas que sólo le pegan a los artistas, si yo me pusiera un saco azul las burlas no acabarían, pero a este señor que les muestro, le queda bien la pinta que lleva. Me llamó la atención ver como el hombre del saxo había combinado su atuendo con su instrumento. En cada dedo llevaba puesto un anillo de oro que también combinaban con los botones dorados de su saco azul.

Me quito el sombrero ante esos señores, realmente pusieron un show y 'jamearon' con todas las ganas.

P.D. En mi otra vida me gustaría saber tocar algún instrumento, en esta vida me siento medio inútil al no poderlo hacer. Espero que la mamá que me toque, cuando sea niño nuevamente, no se antoje de ponerme en Bellas Artes a tomar clases de pintura.

Con la cabeza en las manos


A esta chica la alcancé a ver desde el bus abrazando, estaba una cabeza de cabellera preciosa. Es curioso ver como lo que cargamos con nosotros puede darnos más o menos una idea de lo que hacemos. Yo supongo que la muchacha está tomando clases de peluquería, de estilista, y tiene que llevar la cabeza a clases todos los días, para peinarla y quién sabe si también tiene que cortarle el pelo y comprarle pelucas a la cabeza de vez en cuando.
También podría decir que le gusta tanto agarrar la cabeza que por respeto, ni siquiera intenta meterla en una funda.

Monday, March 23, 2009

Jay Smooth





Esta tarde en la estación de la 125 de Harlem, me topé con uno de mis blogueros favoritos, Jay Smooth, quien tiene un video blog genial. Al verlo salir del tren me le acerqué, le estreché la mano y le dije: "Hey man, love your vlog." (Hombre, me gusta tu blog.) El amablemente me dio las gracias y sonrió.

Le dije eso y me retiré para no estorbarle, tampoco quería asustarlo, el pobre tipo cuando me vio bloqueándole el paso, seguramente pensó: "Y este grandote qué querrá?

Me imagino lo raro que ha de sentirse ser reconocido en la calle por alguien que uno ni conoce. Por suerte toparse con un fanático no es tan malo. Imagínense ustedes si fuese por alguién que le quisiese hacer daño a uno? Ahí si que no hay forma de defenderse.

Jay andaba acompañado de una muchacha con pinta de profesora, ambos le servían de chaperones a unos diez estudiantes de bachillerato. Probablemente tenían planeado visitar algún centro cultural de Harlem.

Cuando me subí al autobús me quedé observándolo caminar tras el grupo de estudiantes. Realmente me sorprendió mucho verlo en persona y notar lo diferente que es del Jay del vlog. En los videos que sube se percibe a un tipo energético, chévere, bien vestido, lleno de confianza, pero en la calle, se notaba muy distante de su persona virtual. Caminaba cabizbajo, con timidez, casi arrastrando los pies, cubierto por un abrigo de invierno medio gastado, como si tuviese un cansancio encima indescriptible.

Muchos de los lectores que han tenido la oportunidad de conocerme en persona o que yo he tenido el chance de conocer, me han dicho que a través de mi blog perciben a un nerd, a un viejo cascarrabia que lee mucho, etc, etc. Luego al conocerme en persona 'supuestamente' se dan cuenta que no era lo que pensaban. Me parece fascinante la manera en la cual podemos ser percibidos sin darnos cuenta. Sorprende ver como se aplican las teorías existencialistas de que somos un espejo, de que somos lo que proyectamos, aunque por dentro sepamos que no somos esos hologramas que los otros perciben.

En fin, a veces la realidad nos decepciona y preferimos mejor al personaje virtual, a veces sucede todo lo contrario, nos agrada más esa persona de carne y hueso que no se parece a lo que escribe.



P.D. mi amigo El Poeta J.O.D. me ha dado a conocer un video relacionado a este tema que he hablado, en el cual Jay explica como se comporta en la calle y nos cuenta una anécdota sobre una vez que vio a Dave Chapelle en Union Square.

Pegando el grito


El revolu que han causado los pillos de cuello blanco en Wall Street no tiene nombre. Cada día se desvela un nuevo fraude y poco a poco al pueblo americano se les va dando detalles que los de arriba se tenían bien guardados. El insulto ese de los 165 millones en bonos 'prometidos' se vino a saber después que los Verdugos tenían el dinero en los bolsillos.
Cuando desperté el Jueves y leí que la Casa de Representantes había aprobado un impuesto de 90% para aplicárselo a los Agraciados, me reí muchísimo ya que la tragicomedia que vivimos se sigue poniendo buena. Por qué detenerse en un 90%, un 100% hubiese sido mejor. Puede que suene medio injusto todo esto ya que sabemos bien que con $200,000 o $500,000 no se vive bien en esta ciudad, pero es que realmente duele ver como esta gente se reparten los dineros de todos los contribuyentes.
En la madrugada del Viernes, en la estación de la calle 42 vi pegada de un poste, esta página que les muestro. No se las voy a traducir porque es mucho trabajo y estoy medio vago, pero básicamente lo que quiere decir es que se hizo mal en aprobar esa ley de los 90% de impuestos, que eso es un atropello, que lo que le hicieron a los Pobres banqueros puede que nos lo hagan luego al resto y bla, bla, bla.
Es bueno ver a estos inconscientes pegando el grito, me muero por saber quienes han sido los que se han dado a la tarea de propagar estos volantes. Serán los banqueros afectados? Los Republicanos? Bueno, me tendré que quedar con la curiosidad.

Monday, March 16, 2009

Puede entrar con lo que usted quiera

Estos últimos días he estado disfrutando del Clásico Mundial de Béisbol, esos juegos me han hecho comerme las uñas unas cuantas veces. El ambiente en esos estadios es tan extraño, me ha llamado mucho la atención todas las cosas que le permiten entrar a los fanáticos a esos plays.

En un juego de Grandes Ligas nunca se ven trompetas, baterías, bocinas de gas... Todas esas cosas le dan un sabor raro a los juegos. Hoy en el juego de México contra Coréa del Sur, uno de los fanáticos mexicanos llevó un gallo al estadio, me reí muchísimo cuando lo vi, hasta me hizo recordar esas décadas cuando un fanático de Chicago Cubs llevaba una chivita al estadio.

Hoy en el autobús me topé con dos palmitas. Ambas macetas estaban solitarias, miré para todos lados y no pude descubrir al dueño. Tal vez a quién las subió le dio verguenza y decidió sentarse lejos de sus plantas. Me sorprendió mucho ver que se las hayan dejado subir al colectivo. Aunque, quizás puede que hayan sido del conductor del autobús, one never knows.

Cosas que se pierden


Con el pasar de los años dentro de muchos de nosotros va muriendo la curiosidad, las ganas de aprender y hacer cosas nuevas, nuestras vidas y nuestras relaciones van siguiendo la misma línea, simple y llanamente muchas veces nos hacen falta esas ganas de saberlo todo que teníamos cuando niños.
Una escena que se repite mucho, independientemente de la raza de los chiquillos, es esa de sentarse de rodillas sobre el asiento y mirar por la ventana. Qué bella manera esa de conocer el paisaje que transitamos cada día. De los chiquillos he aprendido mucho, cada vez que transito por un lugar nuevo, no me arrodillo como ellos porque ya eso estoy demasiado manganzón, pero si trato de pegarme de la puerta y mirar por el cristal. Qué interesante se hace el viaje cuando los imitamos a ellos.

Gratis coje un Español



A veces se le hace difícil a uno decifrar que es lo que la gente quiere decir a través de los carteles que muestran. En la calle 207, en Manhattan, en la vitrina de una iglesia improvisada vi estos mensajes.
El primero no sé exactamente lo que querrá decir, a ver si me ayudan, ya que amanecí medio bruto hoy.
Será?
"Gratis coje un español." o "Gratis coje español uno."
Aunque la intención de coger o tomar español gratuitamente me parece excelente, implícitamente podemos percibir que quien enseña como que no domina bien el idioma, pero que vá, al caballo dao no se le abre el hocico.
Al final tenemos una pequeña paradoja...
"Jesus Christ
Is coming soon
Come to him."
Dice:
Cristo viene pronto,
Ven a él.
Creo que hay que dejar que él llegue primero porque sino puede que uno de el viaje en balde.

Thursday, March 12, 2009

Se parecen mucho



Curiosamente el pillo de los 65 mil millones de dólares, Madoff, se parece mucho en esta foto a Georgie Washington.
Photo by Jay Mallin/Bloomberg News

Saturday, March 07, 2009

Allá estaba mejor

En un club nocturno que frecuento hace unos días me topé con un muchacho que desde hace tiempo no veía. Como coincidimos mucho en este sitio, cada vez que nos encontramos, por cortesía, nos saludamos.

"Estabas perdido." Le dije mientras le apretaba la mano.

"Es que estaba preso, hoy mismo salí." Me sorprendió su respuesta. (Me resulta curioso ver como hay gente que simplemente no nota como son percibidos y dicen las cosas con tanta normalidad.)

"Gusto en verte." Le contesté, con ansias de saber por qué había caído preso.

"La libertad es buena." Agregué.

"No te creas." Me contestó y prosiguió:

"La cosa está dura, yo no quería salir de allá, yo estaba bien. No tenía preocupaciones, tenía tres comidas seguras, dormía mucho y todos los días jugaba basket, billar y levantaba pesas… Afuera la cosa está bien mala."

"Bueno sí, esta crisis está fuerte, los trabajos no aparecen."

"Sí brother, no sé que hacer. Lo que más me duele es que pagué siete mil para salir."

"¿Y qué pasó?"

"Nada, que violé el parole."

"¿No podías salir del Estado?"

"No, no podía y me fui para Puerto Rico con una hembrita y cuando regresé a New York me agarraron."

"Está fuerte eso."Antes de que termináramos de hablar a él se le escapó que anteriormente había durado tres años en la chirola, entonces pensé que posiblemente los suyo tuvo algo que ver con las drogas, esa fue la deducción más cercana aunque tal vez haya sido por otra cosa que ni siquiera me imagine.

Tuesday, March 03, 2009

Elevator Surfing


Había escuchado de los suicidas que se ponen a surfear sobre los trenes, esos que por divertirse un rato muchas veces terminan descabezados, pero eso de subirse sobre un ascensor, jamás. En un edificio viejo de Story Avenue, aquí en el Bronx pude leer este cartel igual de viejo, y aún no puedo creer que algún individuo se halla atrevido a semejante acto.[Digo atrevido, porque es de suponerse que estos letreros, así como el de no subirse a las rocas aparecen después que alguien ya lo ha intentado y le ha ido mal. Aquí se aplica la vieja práctica de poner el candado después del robo.]
Analizando el asunto desde otro punto de vista pienso que está difícil eso de montarse sobre un ascensor, para que eso fuese posible tendría que haber alguna puerta averiada en alguno de los pisos y si es así la vaina deja de ser intencional. Si uno sin querer se mete 'a la cajita' y la cajita no está ahí hay dos posibles opciones, o uno cae como costal sobre el ascensor o éste simplemente termina aplastándonos. [Bueno, en las películas los héroes se agarran de los cables o abren las piernas al máximo para así apoyarse de ambas paredes laterales.]
Bueno, también podría pensar que los encargados del edificio para quitarse la culpa de la muerte o lesión de alguno debido a una puerta que no cerró, salieron con la brillante idea de colocar un cartel que los exhimiría, ya que todo sería visto como problema de quien se lanzó sobre el ascensor.

Pretty Girl



A la chica del vestidito amarillo me llamó. Por suerte el autobus se detuvo a unos pocos metros y me pude desmontar. Tan pronto lo hice corrí hacia ella.

"Te vas a resfriar le grité!" Y ella sonrió.

"No te preocupes, me gusta el fresco de la tarde." Dijo pícaramente y agregó:

"Me encanta cuando la brisa me toca la piel, especialmente cuando ésta arropa todo mi cuerpo.

¿Me ayudas?"

No se encarame en las rocas

Curioso letrero ese, lo vi cuando salí de un edificio del Bronx. No creo que los niños le presten mucha atención, cuando somos unos chiquillos nos comportamos como monitos, subiéndonos donde sea. Poder encaramarnos en un arbol o una gran piedra nos da cierto estatus. Cuando chico siempre admiraba a esos que podían subirse a cocoteros. Se necesita cierta destreza y bolas para eso.