Thursday, March 26, 2009

Free Swift


"Liberen a Swift, o mejor dicho: A rapidín."
Desde ya me imagino la profesión del chamaco.
Los graffiti por diferentes razones siempre me han intrigado, son de cierto modo imperecederos, no se les nota la edad, siempre se ven modernos y rebeldes.
Quién sabe cuando fue que encarcelaron a Swift? Pero el mensaje está ahí, encriptado para mí, pero abierto y vivo para esos que son verdaderamente del barrio, los que se juntan y se relacionan en el bloque. Puede que los policías del sector también conozcan o hayan conocido a Rapidín, puede también que el mensaje le haya llegado a las autoridades, uno nunca sabe.
Muchísimas veces me he imaginado la pequeña trama de un artista del graffiti regresando al barrio que lo vio nacer. El tipo regresa junto a su hijito de unos ocho o nueve años, se acercan a la pared que pintó y le dice:
"Mi hijo, ese graffiti que tú ves ahí lo hice yo."
"Wow papi, tú eras un bacano."
"Sí mi hijo. Cuando yo me muera y pases por aquí siempre te acordarás de la pared mía."

1 comment:

Karol_a said...

Pues es algo tierno, en esas cosas y otras pequeñas vemos la grandeza de la ternura.
:)