Monday, January 19, 2009

La magia de la nieve














La nieve para mí tiene un je ne se quoi, un no sé qué, me encanta ver esos copos grandes caer en cámara lenta, peleándose en el aire para luego terminar cubriéndolo todo, haciéndonos viejos con canas o gente necesitada de shampoo anti-caspa.
Como aún me sigue pareciendo una experiencia nueva verla caer, sigo disfrutando del surrealismo que su presencia me brinda.
Ayer mirando por la ventana noté algo rarísimo. Pues resulta que la nieve y los autos que transitaban esa calle que veía desde la ventana, crearon la ilusión de que el centro de la calle tenía rayas blancas, de esas discontinuas. Después de bajar para comprobar, pude ver claramente que no era pintura como llegué a pensar.

6 comments:

Tatiana said...

a mi me fascina verla caer, siempre bajo al parque a ver como se va trasformando todo creando una postal de blanca navidad de esas que mandaban antes los extranjeros. lo malo es salir al otro dia a chapalear, cuando te diriges al trabajo.

Karol_a said...

A mi también me encanta ver la nieve,disfruto mucho estando en la calle y nevando, será que en Andalucía nieva poco en la zona de la costa donde vivo, que cuando voy al norte en pleno invierno y la disfruto, parezco una niña chikita con un juego nuevo que apenas pudiera disfrutar.
Oléeee la nieve.
jajaja :) !qué loca yo¡

LoLa Vasquez said...

Y aca que ni con rituales nevará! jejeje...desde que la conozca qué emociones me dará!!

Multifaceted said...

Jeje, that's pretty cool.

Miguel Rojas said...

Es que te ipnotiza

Miguel Rojas said...

Ahh...nunca he visto la nieve : (