Friday, October 31, 2008

Pedo Histórico


Ayer en el tren a alguien se le escapó un peo poderosísimo que circuló por unos diez minutos, muchos se cambiaron de vagón, y otros nos quedamos dándole nariz para que se fuera más rápido. Parada a mi lado había una gordita vestida de enfermera que me parecía sospechosa, ya que sentía que fuego salía de su área. Estas dos chicas que iban sentadas frente a mí quizás pensaron que fui yo y quién sabe que pensaría la decena de gente que se cubrió la nariz de la gente que tenían al lado. Escuchenlo bien: Jamás en mi vida habían mis narices sentido la fuerza de un viento tan potente, creo que se me quemaron unos cuantos vellitos. Termino diciendo como decían vulgarmente en el bachillerato.

"Al que fue hay que coserle el culo!" O una más suave. "Fue ratón muerto que comió!" Otra, otra: "Ese ya está muerto, na' ma' hay que echarle tierra."

Sexy People Vote



Me gustó el botón que llevaba este hombre que vi en el tren: 'Sexy People Vote'
La gente Sexy vota, me agrada ver el espiritu de todo el mundo, la gente está metida de lleno en estas elecciones. El martes hay que lograr el cambio que se necesita.

Cuando dos se vuelven una


En mi pequeña ciudad cuando era un adolescente me enteré de la existencia de las lesbianas, nunca llegué a ver a dos mujeres agarradas de las manos o besándose en público. La gente hacía acusaciones tratando de avergonzar a las mujeres que le gustaban las otras mujeres. Las lesbianas eran para mí unos seres mitológicos, así como las ciguapas.
En NY uno llega a ver de todo y se da cuenta que no eran seres ficticios. Ayer, en la estación de trenes de Christopher St. vi dos jovencitas preciosas enlazadas, perdidas en un beso. Ver dos mujeres bellas tratándose con cariño es un espectáculo divino, mucho más cuando no tienes que pagar para disfrutarlo, es un dos por uno visual ver cuando dos se vuelven una.

Sunday, October 26, 2008

La foto mía

Ya desde hace un buen tiempo se me ha soldado en el cerebro de que cuando de la nada aparece un grupo desorganizado, no se traen nada bueno. El viernes en la noche, mientras disfrutaba de unos cuentos de James Joyce, del vagón vecino se pasaron al mío unos treinta adolescentes, quizás de tercero o cuarto del bachillerato. De inmediato se me prendieron las antenitas, esas que se ponen a la expectativa de que suceda algo raro. Paré de leer y me quedé observando al grupo ruidoso de jovencitos afroamericanos y conociendo un poco el comportamiento de los jovencitos de los barrios de NY de querer lucírselas en la calle, esperaba que aconteciera algo. El grupo se dividió, de pronto a mi derecha y a mi izquierda había dos grupos.

"Ojalá que todos sean del mismo bando para que no se arme una fea." Me dije.

De repente el vagón empieza a oler a droga, el aire que se respira comienza a escasear, noto que a ambos lados se están pasando sus porritos, los que fuman lo hacen con una actitud de "Yo soy lo máximo." que me resultaba un poco surreal, especialmente cuando me ponía a pensar que todo esto ocurría dentro de un vagón de tren y que con ese comportamiento desafiaban la ley y la autoridad de la policía que suele no aparecer cuando realmente se necesita. Me imagino que al igual que yo muchos en esos instantes maldecíamos el azar por habernos dejado tomar el vagón que albergaría a estos chamacos.

Por alguna loca razón me surgió la insana idea de capturar ese momento surreal con mi cámara, cuando intento tomar la foto se enciende una lucecita roja y me dije:

"Coño, si tomo la foto se van a dar cuenta." Entonces me pongo a tratar de configurar la cámara para que cuando presione el gatillo la bendita luz roja no aparezca. Sin darme cuenta, uno de estos muchachos nota que tengo una cámara en mano y mientras la estoy configurando se me acerca se me para enfrente y me habla, como tenía mis audífonos puestos me los quité para ver que quería.

"Estás tomando fotos de nosotros?" Me preguntó. Le dije que no y como si no hubiese pasado nada seguí configurando mi cámara y me coloque de nuevo el audífono en mi oído. El chamaco se quedó de pies frente a mí y yo proseguí con la configuración, por alguna razón inexplicable, no pude dar con el setting que me permitiera bloquear la lucecita roja, seguí tomándole fotos de prueba al piso y la luz seguía saliendo.

El muchacho se alejó y yo miré frente a mí, a un hombre afroamericano y barbudo, quien al igual que yo antes de que entraran los jovencitos a hacer su show, leía. En nuestro intercambio de miradas pude percibir que a ambos no nos gustaba lo que estábamos viendo, que estábamos en el mismo bando, que quizás si se armaba algún reperpero ambos tendríamos que dar la cara ya que no habían más hombres en el vagón. Todo esto me vino a la mente, de cierta forma me reconfortaba saber que no estaba solo en esto, aunque todo esto me lo estaba imaginando, me imaginaba que estaba de mi lado, a pesar de que se había dado cuenta de mi intención estúpida de capturar ese momento, a pesar de que quizás él pensara que por bruto me merecía cualquier cosa.

Bueno, sin saber cual sería la actitud de este hombre si las cosas se salían fuera de control, seguí tomándolo en cuenta, aunque todo esto carezca de lógica. Y era cuando pensaba en el descontrol que me imaginaba lo peor, ya que sin podérmelo explicar yo me había puesto tontamente bajo la lupa de uno de ellos, cuando el muchacho se alejó empecé a trabajar en mi mente la posibilidad de que éste le dijera a su grupo que yo les tomé una foto y ahí sí cuadraría yo. Treinta contra uno dentro de una caja de metal cerrada viajando a quién sabe qué velocidad, era justo lo que necesitaba, me lo merecía, quién me mandaba a sacar cámara en uno de los momentos más inapropiados que podrían existir? Pero ahí estaba, no podía retroceder el tiempo, pensando también que podrían estar armados y que mis puños no bastarían para tantas caras.

De repente se unen nuevamente ambos grupos y uno de los chicos se pone a rapear, mientras los otros hacen los beats con las bocas y le dan con sus puños bien cerrados al techo del metro. El muchacho vuelve y se me acerca, esta vez me muestra una foto mía, la tomó con su Iphone. Me la mostró como queriendo decir, si pasa algo aquí te tenemos. Yo encogí los hombros y le hice una mueca rara para que viera que no me importaba, que no tenía nada que temer. Algunos de los muchachos del mismo grupo empezaron a sacar sus camaritas digitales y se pusieron a tomar fotos de los que fumaban desafiantes en el tren y y a grabar videos de quien rapeaba.

En la próxima parada se desmontó el hombre que iba sentado frente a mí y ahí se me fueron las ilusiones de tener a un compañero para enfrentar cualquier tipo de caos, fue muy fantasioso de mi parte imaginarme tirando patadas y guindándome de los tubos del tren, peleando con mi compañero como si estuviésemos en un film de Kung Fu de los años setentas.

Cuando el tren se detuvo nuevamente, aproveché que el grupo estaba distraído, me puse de pies y me pasé rápido al próximo vagón.

La fiesta en el otro vagón continuaba y en la próxima parada uno de los conductores del tren se desmontó y entró al vagón a hablar con los adolescentes con complejos de supermanes. La señora que estaba a mi lado me dijo:

"Ese chofer no piensa, dejó su puesto para ir a hablarles, con gente así no se razona, en vez hay que llamar la policía y dejar que ellos se encarguen de hacerlos razonar a la fuerza. Ese grupete se atreve a caerle arriba, si yo fuera él ni me les acerco. Yo no he visto nada ni he oído nada."

Mientras la señora decía esto, yo pensaba en la estupidez que había cometido y de lo suertudo que fui, ya que no hubo ramificaciones, que pude salir de ahí con mi cara limpia. Aunque nadie sabe lo que el futuro pueda traer, el morenito tiene una foto mía, quien sabe si la Photoshopean y me hacen aparecer en alguna página fumándome un porrito. :)

Wednesday, October 22, 2008

Las casas en los árboles






















Me dolió hoy no andar con mi cámara, toparme con la nueva exhibición de arte en el Madison Square Park tiene mucho que ver con eso. Hace unos días les mostré los arreglos hicieron cerca del parque, en donde cerraron unos espacios de la las intersecciones de las calles y colocaron sombrillas, sillas y mesas, además pegaron arena en el asfalto, dándole a éste un look medio playero.
Esta nueva exhibición surrealista de casas sobre los árboles del parque al igual que la de árboles de acero que vi el año pasado, de inmediato me conmovieron, me sentí como niño en el país de las maravillas, es difícil explicar todo lo que sentí en ese mágico momento. Cuando las obras que presenciamos son capaces de causarnos esa clase de efecto podemos estar seguro de que estamos siendo testigos de algo especial. He quedado con las ganas de volver para hacer fotos con mi cámara, para que no salgan tan opacas como estas que les muestro hoy.

La Maleta Circular



Vi en el tren a este señor, consigo llevaba muchísimos tubos de cobre de esos que se utilizan para trabajos que tienen que ver con refrigeración y entre sus piernas el don tenía una valija circular rarísima. Es la primera vez que veo algo parecido, esta lucía antiquísima, de inmediato se me encendió el bombillito de la curiosidad y estaba loco por saber que tenía este buen hombre dentro de ella.

Los tiempos de crisis también afectan la lectura

Los tiempos de crisis a veces se reflejan en la lectura que hace la gente que se suben al tren. Una muestra de eso es el curioso título que llevaba el libro de tapa verde que leía esta chica asiática.

"Managing People during Stressful Times"
Dirigiendo a la gente en tiempos estresantes.

P.D. Debido a que tomé la foto con la pobre cámara de mi móbil no se puede ver nada, como decía el Chapulín, la idea era esa.

Obama visita este blog



Cuando uno camina por Harlem respira a Obama, muchas de las tiendas en sus cristales tienen letreros mostrándole su apoyo. Harlem se nota activo y alegre, todos están en expectativa de que este hombre haga historia y siga rompiendo barreras. La comunidad afroamericana merece sentirse de esa forma, todos deberíamos sentirnos bien de verlo ganar, de verlo hacer lo que muchos no esperábamos ver en mucho tiempo. Los vendedores ambulantes de Harlem están de risitas, están haciendo su agosto, vendiendo camisetas de él al lado de Martin Luther King, retratos de él al lado de su esposa y teniendo de fondo la bandera americana, además de vender las memorias que escribió.
En el bajo Manhattan, también se está aprovechando su brillo, en un restaurant hispano llamado Boquería, ubicado en la calle 19 y sexta avenida vi ese letrero que aparece en la primera foto, dice:
"Obama come aquí."
Ya me imagino a otros negocios haciendo lo mismo:
"Obama compró aquí."
"Obama trabajó aquí."
"Obama tocó la puerta aquí."
"Obama pisó aquí."
"Obama bebió café aquí."
"Obama estornudó aquí."
"Obama se amarró los cordones aquí."
Para no quedarme atrás, diré que Obama visita este blog.
[Actualización] : Si no me creen lean el mensaje que me dejó en esta misma entrada.

Sarah Palin, Everybody's Joke


La gobernadora candidata a la vice presidencia, Sarah Palin se ha convertido en una fuente de entretenimiento para los americanos, no hay día que pase sin que uno se entere de algo raro que ya haya hecho. Cada vez que veo a Tina Fey imitarla me muero de la risa, Sarah realmente es un personaje muy peculirar. Manhattan Mini Storage, la misma compañía que hizo el cartel que le mostré hace un tiempo sobre Bush y sus palabras inventadas, ahora salió con este anuncio que me mató de la risa.
"Qué es más limitado? Tu closet o su experiencia?"
También saca una sonrisa verle el botón con la palabra cambio tachada.

No hay cosa más útil que la mallita de un Brugal


Siempre me sorprendo al ver los diferentes usos que le da la gente a las mallitas que vienen con las botellas de Ron Brugal. Hace un tiempo vi a alguien que la utilizaba para proteger su teléfono móvil, hay personas que reunen muchas de estas para fabricar cuerdas, esta mañana cuando fui a la bodega me reí al ver este nuevo uso.

Monday, October 13, 2008

El Mosaico Bailarín





Así como dicen y lo he comprobado, bailar un bolero sobre un mosaico, pegadito con tu amada no tiene comparación. Fácilmente nos podemos perder bajo una tenue luz. La música suave, una mejilla contra otra mejilla, abrazaditos, sintiendo el perfume que emana de un cuello, imán de besos y el palpitar de unos pechos mansos. Esas son historias que conocemos, la historia que no sabemos es esa del mosaico bailarín que vive frente a mi edificio.
No sé como llegó ahí, pero desde hace meses cada vez que salgo lo busco, el mosaico bailarín se ha convertido en parte de mi vida diaria, a veces me entristezco cuando lo busco y no lo encuentro, pienso que no lo volveré a ver, pero él aparece cada día en un nuevo lugar. El baila por las noches y en las mañanas con la máquina que barre la calle. Cada vez que salgo a la calle lo veo siempre frente al edificio de ladrillos amarillo, siempre con el mismo brillo, tan aplanado que de lejos a veces se me pierde. Me imagino lo mucho que goza teniendo tanto espacio, una calle completa para bailar. No me gustaría pensar en el día en que alguien se decida a levantarlo de la calle y hecharlo al zafacón.

El Vagón de los Espíritus







Ha veces ocurren una coincidencias rarísimas, de esas que te hacen hacer muecas de idiota y rascarte la cabeza como aquella vez que me desmonté del colectivo frente a Fordham University y tres horas después volví a subirme al bus para darme cuenta que el chofer era el mismo, que me había montado en el mismo autobus. Todo se sentía tan extraño, como era posible que de tantos buses #22 que pasan por esa parada yo me subiera en el mismo que me había dejado. Cuál era la probabilidad de que algo así sucediera?
Algo parecido y con una probabilidad menor que la del evento anterior, me sucedió hoy cuando subí al tren. En el mismo vagón en el cual andaba esta mañana iba una chica que había visto ayer por la noche. Pude darme cuenta que era la misma muñequita de ayer porque entre sus manitas estaba el mismo ejemplar gastado de La Casa de los Espíritus de Isabel Allende, libro que no he leído ni sé de que trata, pero cuyo título infiere situaciones fuera de lo común, paranormales.
Sólo me queda por preguntarme si esa bella chica distraída con su Blackberry se halló extraño toparse por segunda vez, en diferentes estaciones y vagones, con el gordito curioso que leía avidamente a Onetti.

Mi rascacielo favorito






























Este rascacielo ubicado en la Octava Avenida, entre la calle 56 y 57, es mi favorito, su diseño inusual captó mi atención desde la primera vez que lo vi. Quizás el hecho de que le hayan dejado la fachada del edificio antiguo hace que me guste tanto, "Mezcla de lo histórico y lo nuevo." como dice Nancy Soriano en una de las fotos.
Lo más extraño de todo esto es que en los cristales de la primera planta aparezcan todos estos personajes dando su opinión acerca de la torre Hearst, hasta Olivia, la amada de Popeye opina y dice: "La torre es como yo, una belleza alta y sin muchas curvas."
Se me olvidaba decir que esta torre hecha con triángulos me ha hecho recordar unas bolas de papel que hacían las mujeres de mi clase en el bachillerato, esas bolas de papel y ega que ellas luego colgarían del techo cuando se hacía la fiesta de navidad.

Parquecito Callejero


Hace un buen tiempo hice un post acerca de unos árboles de acero que habían colocado en el Madison Park. Ayer pasé por esa zona y la han embellecido mucho más. En los espacios vacíos que sobran entre las intersecciones de calles y avenidas cercanas al parque, el ayuntamiento ha pegado arena en varios metros cuadrados de asfalto, ha colocado mesas con parasoles y sillas, haciendo que uno surrealmente sienta que en plena ciudad camina sobre la arena de una playa cualquiera. Puede que el ayuntamiento se haya inspirado en el Madison Park puesto que este tiene un café al aire libre, en el cual las mesas y las sillas están colocadas sobre arena de mar.
Definitivamente, presenciar este tipo de embellecimiento me pareció increíble, sencillamente es algo digno de ver.

Chicken Bar

Bar de Pollo, así se llama un negocio de Midtown, Manhattan. Había visto anteriormente bares de vino, bares de jugo y había quedado boquiabierto ahora me topo con un Bar de pollo y mi sorpresa ha sido mayor. Hay que darle puntos al que se inventó el concepto de este lugar que se especializa en vender pollo cocinado de diversas formas. Una muestra más de que un nombre te puede diferenciar del montón, te puede decir de cierta manera el tipo de clientela que frecuenta un lugar como ese. Aunque en Kentucky Fried Chicken se especializan en pollos, estos pollos de este bar vuelan más altos.

Tuesday, October 07, 2008

Peor que un perro


Esta mañana en Harlem andaba un señor con su perro, al principio creí que era ciego, ya que llevaba gafas negras, pero no, luego noté que podía ver. El perro se veía de lo más tranquilo, tan apaciguado que hasta ganas de peinarle las orejas hacia atrás me dieron.
Hace un buen rato regresó mi mamá a la casa. Me contó que cuando estaba acomodando los paquetes que llevaba, en el piso del vagón en que venía, el tren arrancó de repente y ella se cayó de lado en medio del vagón.
"Engels y tú puedes creer que yo me caí y nadie se inmutó. Todo el mundo se quedó igualito, nadie se levantó a ayudarme a levantar. Cuánta indiferencia hay en esta ciudad. La gente de aquí no tiene corazón. Yo me caí y fue como si se hubiese caido un saco de papa o un perro. Bueno, como un perro no, peor, porque aquí la gente trata mejor a los perros que a la misma gente."

Glitch

En el mundo de los video juegos se utiliza mucho el término glitch cuando un objeto animado se comporta erróneamente en un sector específico, por ejemplo: Atravesar una pared. Mucha gente se aprovecha de estos errores del sistema para hacer trampa.

Curiosamente, en la estación de tren que queda cerca de mi casa hay una verja no muy alta, que no está a la vista de los empleados que trabajan en la cabina de información, entonces muchos jovencitos aprovechan cuando nadie lo está viendo para volarse la verja de ese lado. En esta foto capturé a un jovencito en plena acción. De vez en cuando hay policías que saben de este rincón, de este atajo que toman muchos, entonces los policías se paran donde se ven esas ventanas y cuando alguien se vuela le echan manos.

Máquina de Sandwiches

En la cafetería de mi universidad hace un tiempo han puesto una máquina al lado de la de refrescos. Esta es especial, parece sacada de una película de ciencia ficción, ya que tiene la capacidad de hacerte unos sandwiches calientes.

Al parecer el negocio no se ha dado bien, de los $6.00 dólares que pedían en un principio ahora la han programado para que cobre $3.90. Yo aún no me atrevido a comprar uno para ver que tal, con lo pesado que estoy no quiero poner a sufrir a los camilleros luego de intoxicarme, tampoco los judíos de mi universidad se han atrevido a comprar los sandwiches Kosher de esa máquina. Sencillamente, a muchos se nos hace difícil imaginar que de ahí saldrá algo fresco.

Sunday, October 05, 2008

Quince Minutos de Fama




De cierta forma la suspensión de la línea roja de trenes me convino, ya que tuve que cambiar la ruta y caminar bajo la lluviar por caminos imprevistos para así encontrar todas estas cosas raras que les muestro hoy.
Esta tienda que enmarca cuadros por la calle 72 captó mi atención. La mítica Marilyn aparece arriba y no sé quién aparece debajo diciendo que: En el futuro todos seremos famosos mundialmente por quince minutos. Al lado de esas palabras aparece el mismo tipo en otro recuadro con las gafas en las manos diciendo: Todos debemos tener una fantasía.
P.D. Por alguna razón pensé que ese tipo tenía que ser el eccéntrico Andy Warhol. Efectívamente era él. En el banco de imágenes de Google aparece esta icónica serie de fotografías de Marilyn Monroe que él mismo tomó y esas dos que aparecen debajo. Procedí por indagar más sobre la primera frase y en Wikipedia tienen un artículo que habla del origen de esa frase y de las distintas interpretaciones existentes.
"Warhol's comment and the insight it expresses grew out of his own interest in fame and celebrity. His view of the media was that they could enable any person to become famous."
"El comentario de Warhol y la percepción que éste expresa creció de su propio interes en fama y celebridad. Su visión de los medios era que ellos podían permitir que cualquiera se volviera famoso."
Con todos los programas de Reality que existen y la gente matándose por ser famosos y reconocidos a través de la internet, se puede ver que el comentario de Warhol no estaba muy lejos de la realidad.

Recession Special!


Esta mañana la lluvia hizo que el servicio en las líneas del tren 1,2 y 3 fuera suspendido por unas cuantas horas, tuve que salir del hueco subterráneo y ponerme a caminar cerca de la calle 72. Como no había desayunado y no sabía a qué hora lo haría decidí entrar a la primera tienda de comida que viera. Vi un puesto de hot dogs, entonces entré y ordené para desayunarme por primera vez en mi vida con perros calientes. Antes de pagar, veo que sobre la caja tenían el letrero que ven aquí.
"Especial de Recesión" Sonreí al ver esto, ya que los comerciantes hasta para los tiempos malos tienen ofertas.

Sleeping Under the Bench








Cuando se dice que el hombre tiene derecho a educación, comida y techo, la definición de techo en este caso como que se complica. En NY, la mayoría de las bancas públicas tienen varias divisiones de madera, de cemento o de metal para que los desamparados no se atrevan a apropiarse de los bancos y se pasen varias horas desplayados en ellos. A las autoridades se olvidaron que bajo un banco se está mejor, ya que uno se protege de la lluvia y duerme con una sombrita que simula la noche.

Clases de Música


De vez en cuando los veo, desde hace tiempo he querido tomarles unas fotos, ayer tuve la oportunidad, lamentablemente esta fotografía quedó más borrosa que la visión del presidente de mi país.
Al ver a estos músicos entrar al vagón a muchos se les ablanda el corazón, al ver que padre e hijos van a tocar juntos. Es una familia un poco inusual. El padre es un hombre afroamericano, sus hijos se parecen todos, desde el más grande al más chico, todos con sus afritos rizados y el mismo color de piel. Curiosamente ellos todos parecen hispanos, curiosamente ninguno se parece en nada al padre.
El padre y el hijo mayor tocan sus guitarras, los otros dos tocan panderetas y bongós. Les confienso que es mejor verlos juntos sin tocar que verlos tocando juntos. Cuando el padre empieza a cantar y a tocar y sus hijos a acompañarlo el sonido que emiten está muy lejos de ser llamado música. Nuevamente digo que todos se ven muy bien juntos, pero como que al igual que yo, necesitan tomarse unas clasecitas de música.

Interpretaciones



Me ha gustado la nueva campaña publicitaria que ha lanzado el banco HSBC. En ella se pueden ver fotografiados varios objetos repetidos tres veces cada foto cuenta con un título diferente.
El banco luego escribe al lado de las fotos, si recuerdo bien, algo así como: "El mundo es mejor teniendo varias opciones." o algo por el estilo.
Antes de leer el slogan, al ver las fotografías de las manzanas, lo primero que hice fue analizar si eran las mismas. Luego pensé en la tienda de productos orgánicos, Whole Foods y de lo fácil que mucha gente puede ser engañada cuando se le dice que las frutas que se están comiendo han sido producidas orgánicamente. Cómo puede uno darse cuenta que esas frutas caras han crecido sin la ayuda de químicos dañinos? En este tipo de casos la gente tiene que confiar que esas tiendas realmente le estén vendiendo lo que dicen, en mi caso, yo no puedo distinguir la diferencia en sabor de una manzana orgánica de otra, ambas me saben igual.
La serie de la cartera con dinero me gustó mucho también, ya que nos muestra tres posibles ángulos en el caso de una billetera sobre el asfalto: Mala suerte, obligación, y tentación.
La vida es así llena de perspectivas y posibilidades, la gente del banco no se imagina las miles de interpretaciones que pueden tener sus carteles.

Chancletas

Muchos dicen que lo que está de moda no incomoda. Yo todavía no he podido entender la moda de muchos de los amantes de ponerse los pantalones casi en el suelo. Algunos se los ponen tan bajitos que terminan caminando como vaqueros, como si se estuviesen cagando[Excúsenme la palabra es que la oración terminaría sonando mal con un eufemismo.] Muchos creen que ese tipo de estilo los hace ver duros, fuertes, pero es todo lo contrario, simplemente da un poco de risa. Además, ese es un tipo de moda peligrosa, imagínense ustedes viviendo en esta ciudad en la que a veces se arman unos corre corre inesperados. Visualicen una situación de peligro en la que usted tenga que correr con todas sus fuerzas, que si no lo hace podría perder su vida y que usted se halle con los pantalones por los muslos... bueno, muchos terminarían pasándole por encima y su imagen de tipo duro no le habrá valido de nada. Por esa misma razón desde que me mudé a la ciudad, para salir a la calle nunca me he puesto chancletas.