Saturday, September 13, 2008

Bemba Colorá








El Jueves era uno de esos días en los que uno está dudoso, no está seguro si debería salir o mejor que darse en casa. El miércoles me había lastimado el tobillo jugando Basketball, pero había amanecido el Jueves bien, con un poquito de dolor pero con confianza de que con una buena apretada de cordones, podría dar batalla, tomar unos cuantos rebotes, defender duro a quien me tocara. El verano está casi muerto, tomaré mi bicicleta y me iré a jugar, climas frescos como este no lo tendremos sino hasta el año próximo.
Iba escuchando en shuffle a Jamiroquai, entro al parque, empiezo a pedalear por el camino que me llevará a la cancha. Noto como el otoño ha empezado y el camino se ha llenado de hojas, ramitas y semillitas de los árboles. Llego a la curva que más me gusta, por ser tan cerrada, y porque me siento bien doblando a buena velocidad, de repente las semillitas en el pavimento me hicieron perder el control. Terminé con la cara pegada en la verja del parquesito de niños que queda a unos metros de la cancha. Si no hubiese metido el antebrazo derecho antes de caer creo que ahora mismo estaría sin dientes. Un hombre que estaba cerca caminando su perro se me acercó y me ayudó a levantar. De inmediato siento el pómulo derecho hinchado, le pregunto al muchacho si estoy cortado y me dice que sí. Luego entré al baño del parquesito de niños y parezco haber sido la víctima de la rabia de Mike Tyson. Cara marcada e hinchada, labios inflamados, y una cortadura debajo del labio inferior merecedora de unos buenos puntos.
Steve se ofreció a llamarme la ambulancia, pensando en la bicicleta le dije que que no, que mejor llamaba a mi casa para que me vinieran a buscar. Curiosamente no estaba sangrando mucho, ya que el año pasado me hice una cortadita en el dedo índice izquierdo y la sangre no paraba.
A pesar de que le doy las gracias, Steve se queda con su Boston Terrier, me dice que no se irá hasta que me busquen, ya que uno nunca sabe si el herido puede perder el conocimiento. Increíble gesto el de este señor boricua, gente tan buena y servicial no se ven todos los días. Luego él me cuenta sobre la vez que le pegaron un disparo en Korea, cuando peleó en el 1990 siendo parte del Army. Yo le conté sobre mi mamá y que ya me la imaginaba diciéndome: "Yo te dije que no compraras bicicleta."
Bueno eso fue la primera parte, del accidente. Esperar en emergencias 7 horas fue peor que el trancazo que me di. Cometí el grave error de no llevar un libro, o mi música, y me pasé todo ese tiempo contando pajaritos, viendo gente, y pensando en una buena idea para un negocio: "Poner un puesto de revistas, libros o periódicos en una sala de emergencias tan lenta como esa, sería realmente un exitazo."
El jueves sinceramente no fue mi día, después del accidente, de una manera rarísima terminé bañando de jugo mi celular, ahora no toma fotos y la luz del flash no se le apaga. Increíble como los caminos se bifurcan y uno se queda deseando no haber salido de su casa, uno se queda con eso dentro de las entrañas, de que las cosas también pudieron haber salido peor de ahí.
Como este es un blog de cosas raras y las cosas raras me andan persiguiendo por doquier, les cuento de dos cosas que vi mientras esperaba que me sacaron una sonrisa.
La primera es sobre la niña de la foto. Hay un momento en el cual el padre, el de la camiseta anaranjada se levanta y va al baño. La niña estaba al lado de la jamaiquina, y la madre al lado de su hija. De repente la niña libera un 'suspiro de traseiro' , bien apestosito, la madre se levanta y se sienta dónde aparece en la foto. La niña empieza a reirse y se le acerca a su mamá, la mamá le dice: "That's disgusting!"(Eso estuvo sucio.) y le dice a la niña que se aleje, que no se acerque con esa pestecita. La chiquilla camina y se para frente a donde estaba sentada y comienza con sus manitas abiertas y muerta de risa a dirigir el aire hacia la madre.
El otro momento raro fue el de la cuarta foto, esta señora tiene pendiendo de su cuello una sábana blanca. Quizás se imaginaba como una de esas mujeres de los tiempos Helénicos o Romanos. Cuando le iban a chequear la presión, las enfermeras le pidieron que tirara la sábana manchada de grasa de comida al zafacón. Ella obedeció, le tomaron la presión y la hicieron tomar asiento como a los demás. De tanto esperar, ella se acostó sobre tres asientos, se durmió y se cayó al suelo aparatosamente. Al escuchar el estruendo una de las enfermeras se levanta a ver quien fue que se cayó, al ver que era Regina, volvió a su puesto, luego otra enfermera regresó con un policía y le dijo: "Regina, no te puedes dormir acostar, siéntate."
A Regina nuevamente le dio frío, se acercó a una enfermera y le pidió otra sábana y se la dieron.
Regina me hizo recordar a una muchacha de mi ciudad natal, que diariamente iba a la sala de emergencias del hospital, todo el mundo la conocía por su nombre y le hacían poco caso a sus peticiones y a sus quejas. Esa señora de mi ciudad se vestía siempre como niña, con dos colitas en la cabeza y con blusas, faldas, medias, y zapatos infantiles. Personas como ellas, se convierten en seres conocidos y de cierta manera queridos en esos hospitales.
Hay mucho que decir, a pesar de todo este palabrerío he querido ser breve, ahora sé exactamente lo que quería decir Celia cuando cantaba: "Bemba Colorá."


17 comments:

Gaviota said...

Weyss!! ayy Dios mío, jeej claro las madres siempre saben porque decirnos las cosas, muchacho te dije que no compraras la bicicleta, ya la suelo estar escuchando, por otro lado que buen gesto de Steve, y tu tan bárbaro dizque por la bicicleta, yo salgo corriendo a que me vea un medico yo que no puedo ver sangre, ni mucho menos la mía me pongo esterica.


Mais la bonne chose est que ces bien ... et un peu d'urgence, vous imaginez que vous avez été ici sans commentaire .... vérité ....


Merci pour ces mots dans mon espace



jeje Abrazos!!!

Germanico said...

Llegue desde el blog de Gaviota, y la verdad agradezco haber encontrado los 2: el de Gaviota, primero por su blog, y segundo porque me condujo hasta este.

Me parece muy interesante, y un gran descubrimiento de la red.

la nena era asquerocilla;

Espero que estes mejor del accidente, no paso a mayores; 7 horas esperando en un hospital! Me hace acordar a los hospitales de mi pais, Argentina

Saludos, pasare seguido

gerardobatista said...

Ahhh que pena, bonita historia a pesar de que te lastimate. Look at the bright side of it, tuviste una historia que contar.

Suerte,

gerardobatista said...

Gaviota no entendí ni papa de la parte en Francés, pero Jet’aime. :)

DrLacxos said...

es que tu te da las de raicing, jejejeejej, baaka lo mejor que estas bien!, y no te pasó mucho!, espero que te mejores!

jejeje eso que dijiste de "Regina" me acordé que últimamente he ido tanto al medico que ya la gente del lugar me conocen, jejejeje.

oye! vas a retomar la bici verdad?

Gaviota said...

Weyss, no te quejes te enlaze y te estoy dando admiradores"!! jeje...muack, pa que no te quejes de mi y eso que me creen mala...:)

gdulsura said...

Hola,
Gracias a Dios q el accidente no fue mayor y espero q te mejores :) Cuidate.

henry said...

Que paso pequeno saltapatra,,digo monte?

espero que estes bien, todo lo que te pase en esa bici, yo me sentire culpable,sea bueno o malo...

henry said...

y que fue?..perdon

Anonymous said...

Vaya, el accidente en bicicleta, espero que estes bien... al menos yo me he enterado que es "bemba" palabra que desconocia y habia oido por un disco de Manu Chao. (desconocia la cancion de Celia)
Me hizo reir mucho lo de la niña, echandole el aire a la madre jaja, esa estuvo buena.
Y respecto a la chica de las sabanas... en mi pueblo hay mucha gente parecida, pintoresca.. a ver si no acabo yo igual :-S


Respecto a los policias encubiertos.. a mi alguna que otra me han dado un susto, pero tambien la "primera vez" ya los conoces.
Son tipicos de la capital, eso si y no aqui donde yo vivo.

Y lo de el muchacho ciego, me ha hecho recordar a otro invidente, que vi el otro dia en la estacion de trenes, iba el señor solo con su baston,venia hacia mi coche estacionado donde dentro yo esperaba y un toquecito, paso de largo y entro dentro de la estacion de tren por su propio medio, increible.

Gracias por venir al nuevo Fotolog.
Me alegra que te guste el nombre de Joe D'Amato.
Lo adopte porque en otros tiempos, amigos y servidor nos reuniamos en una casa para ver peliculas subidas de tono, las noches de sabados (aun no conociamos la noche y demas) y casi todas llevaban la firma de produccion o direccion de un señor italiano que usaba el mismo pseudonimo.

Saludos Bro, se me cuida.

Philip.

JCarlos said...

y como es eso que hay que esperar tanto en una EMERGENCIA no se supone que es una emergencia????

Mariale divagando said...

Viejo, cómo sigues?
Ha bajado un poco la inflamación de la bemba?

Baakanit said...

Gracias a todos por sus comentarios. Ya la inflamación ha bajado, estoy como nuevo, como si no hubiese pasado nada, aunque un poco más sabio y cuidadoso.

Se cuidan ustedes también!

Miguel A. Rojas H. said...

Creo que fue mejor que nu hubieses llevado libros ni musica, porque te hubieras perdido del espectáculo rarizidico....

Lo lastimante del caso es que te tubiste que cortar la cara para eso.

Cosas raras que pasan.

LoLa Vasquez said...

Wolverine..me alegro que estes "del otro la'o"!!

Mira que cosa, eso de la esperadera creia que solo se daba por aca!!

Esa gordita se parece a mi reina!

Besotes...

Palmoba said...

Jajaja Baakanit!!! espero que los puntos no fueran muchos!!!!

Un beso!

Maria Looking 4 Maria said...

vaya.. hace mucho que no leia el blog.. y de repente leo esto...

:(

espero que estes bien...!