Tuesday, May 27, 2008

Cuando te miren mucho...

Ayer en la mañana subí a un vagón del tren y lo primero que noto es a un niño como de ocho años de edad montado en un cochecito que a primera vista parece de bebé. Veo que el niño está muy contento, y se ríe de algo que le cuenta su padre a su madre. La mamá del niño iba sentada en un asiento para dos, junto a su hija, quien seguramente contaba con unos seis años, mientras que el papá iba de pies, sujetándose de un tubo.

Poco a poco me voy dando cuenta que el carrito donde iba sentado el niño no era de la hermanita y que tampoco era un coche, sino que era una silla de ruedas modernas. De pronto noté sus piernitas flacas y débiles y sus bracitos medio torcidos. Al hablar, al niño le pesaba un poco la lengua, por un momento creí que tenía cierto grado de retardación, pero al oirlo conversar con sus padres advertí haberme equivocado. Tenía muy buen sentido del humor y sus respuestas eran bastante graciosas y coherentes.

De pronto la madre se pone de mal humor y empieza a maldecir y a balbucear que odia cuando miran mucho a su hijo. Que no le gusta cuando lo miran tanto, que eso a ella la enfurece bastante, que ella siente que cuando lo ven lo hacen porque por dentro se están burlando de su condición, que por esa razón, para que los extraños dejen de verlo, ella le ha enseñado a su hijo a sacarle el dedo del medio a la gente y a decir "Fuck you!", para que se sientan ofendidos como él se siente cuando lo miran mucho. (La señora está tan llenas de complejos, que me hizo recordar al tipo estereotipado de personas discapacitadas que no permite que nadie le ayude o le de preferencias por ellos ser como son, de esos que se la quieren valer por sí solos para no deberle favores a nadie y que piensan que todo el mundo los mira mal o los mira para burlarse de ellos.)

Lo gracioso del caso es que yo me pongo a mirar para todos los lados para ver por qué de repente, despues de ver a esta mujer reírse tanto, se había puesto a decir tantas barbaridades y había puesto esa cara de machete, esa cara de "si te cojo te mato."

Terminé diciéndome a mí mismo:
"Qué boludo soy! Es a mí que me lo está diciendo!"

Hace un par de meses me sucedió algo extraño por estar de fijón. Sinceramente, a veces no me doy cuenta y me quedo estudiando a la gente, como caminan, como se mueven, como se expresan, como comen, como beben, como bailan, como respiran... Lamentablemente no tengo cura, a veces se me olvida disimular, los ojos míos son intrusísimos.

7 comments:

OsitaJenni said...

Bueno, le vas a quitar el puesto a Nuria :P Jajaja, vas a tener que andar con defensa personal para cuando te den una carrera. :P

Espero que sea nunca.

Mirko said...

Pero también te fijas en cosas en las que los demas no nos fijamos. ¿Qué hay de malo en saber observar?

Ginnette said...

Pues yo soy de esas que me molesta que la gente "stare at me". Ay que pique, aunque a veces pienso, es que no pueden substraerse a esta "belleza", jajajaja.
Pero tienes razón, vi mucho eso en EEUU, que los discapacitados se ponen a la defensiva con tal de que la gente vea que ellos pueden.
Vas a tener que mirar con más disimulo.

Carolin said...

Bueno mi querido Engels suerte que no sacaste la cámara, porque ahí si es verdad que la doña te dice hasta del mal que vas a morir jajjaja. Lo grave de todo esto, es en la forma en que ella está educando a su hijo, en un futuro el chico será un resentido social, si ella continua actuando así.

Anonymous said...

A mi no me gusta mirar a las personas con discapacidad,me duele y siento rabia.
Me gusta mirar a las mujeres, pero estas si te ven observandolas se molestan.
Tambien me gusta mirar a los niños pekeños pues me hacen gracia y a dia de hoy me da apuro, pues me hace pensar "Y si sus mamas piensan que soy un enfermo y quiero dañarlos?".
Tambien me gusta mirar a los pobres diablos, pero alguna que otra vez me ha pasado como a ti y casi me busco un lio, por lo que intento mirar lo menos posible, saludos compadre;Philip.

Baakanit said...

OsitaJenni, jaja, Nuria he oído que es una buena corredora. Mientras mis piernas estén buenas tengo chance de escapar.

Saluditos

Mirko, no hay nada de malo. El problema mío es que a veces inconscientemente me embelezo y me pongo en "observation mode" sin darme cuenta.

Saludos


Ginnette, bueno chinita, tú eres una mujer exótica, no son muchas las chinas en Villa Mella, a cualquiera le da fiebre amarilla.

Como le dije a Mirko, ha veces lo hago sin darme cuenta, jeje, aunque usualmente estudio las cosas sin que nadie se de cuenta, un libro abierto siempre ayuda.

Saludos.


Carolin, bueno si ella sigue subiendo al muchachito de esa manera, el chiquillo no va llevar una vida muy feliz que digamos.

Saludos.

Philip, mirar a las mujeres siempre está en la cima de mi lista. Cómo sería la vida de uno sin esas bellas criaturas?

El problema radica en los embelezamientos, depende de la persona que sea objeto de nuestras miradas nos podemos ganar tremendo problema. Al igual que tú, aunque me gusta ver lo gracioso y ocurrente que son los niños, trato de no mirarlos mucho, por lo mismo que has dicho.

Saludos brother.

marta said...

Bueno, si no quiere que lo vean que no salga a la calle, somos libre de ver lo que queramos.
Imaginate de todolo que nos perdieramos si no miraramos, boba seniora.