Tuesday, May 27, 2008

Conjuros Mágicos


Siempre me sorprende la insistencia frenética de la gente que predica dentro de los vagones. Me molesta mucho cada vez que se sube alguien al tren y comienza a gritar. El otro día tuve que interrumpir en su mejor momento la lectura de Las Mil y Una Noches porque este señor no dejaba de gritar. Hubo un blanquito que se puso a discutir con él, y daba risa ver como este "guerrero religioso" cada vez que le decían algo, él se ponía a hojear desesperadamente su biblia, para leerle al muchacho un contrataque. Me recordó esas caricaturas en las cuales las brujas andaban con su libro de conjuros en manos, y cada vez que se encontraban en un problema hojeaban su libro y le leían una maldición a su contrincante.

2 comments:

OsitaJenni said...

Jajajajajaj pense que solo era alla en santo domingo...pero en este caso en las guaguas, en las paradas de guaguas, o en alguna zona de la calle muy transitada siempre hay gente que anda predicando la palabra. A mi no me parece mal, lo que me parece mal es que ellos quieran echar una pelea a toda voz cuando alguien le dice que ya...pero ni modo.

Carolin said...

Ay Baakanit tu tienes que venir aquí y captar a un chofer de carro público con tremenda bocina encima de la capota de su carro predicando a viva voz creo que es una emisora que pone o alguna grabación. Un día me monté y salí casi loca, a veces lo veo pasar y por más desesperada que esté no me monto con él.