Tuesday, March 25, 2008

Arropado Desarropado


Hasta ahora nunca había visto a un indigente arropadito sobre los asientos del tren. El hombre estaba tan en su casa que hasta los tenis se quitó y los colocó debajo de los asientos.
P.D. Casi cerca de la esquina de la calle 51 y Broadway hay una iglesia, a eso de las 9 hay un señor hispano que tira sus colchas y frisas a la izquierda de la entrada de la iglesia y ahí se arropa y duerme diariamente.
Durante el día el hombre guarda sus cosas entre las rejillas de la entrada del tren A en la octava avenida. Cuando van a ser las nueve de la noche siempre lo veo corriendo hacia la entrada, sacando sus cosas y tomando su puesto frente a la iglesia. Como siempre lo veo ahí creo que ha de ser dueño de ese territorio, ningún otro desamparado se atreve a robarle el puesto.
Hay noches que veo una fila como de 5 personas durmiendo frente a la iglesia. El otro día vi que al lado del hombre hispano comenzó a dormir un joven mexicano. A ambos los he visto conversando amenamente.
Me da pena verlos en esas condiciones, con este frío que hace, dormir en la calle me parece tremenda locura, pero no hay de otra.
Hace dos noches vi a un grupo de gringuitas preparándose para dormir a la interperie, estaban todas arropadas y acurrucadas frente a un teatro de Times Square. Hacían ese sacrificio para poder conseguir al día siguiente tickets para un show de Broadway. Qué diferente son ambas situaciones.

8 comments:

jCarlos said...

Asi es la vida, casualmente anoche estube viendo la pelicula The pursuit of Happyness... me recordo eto la escena donde tienen que dormir en el tren...

Pensando en said...

vaya... que parádogico todo y uno que aveces se queja por simplezas...


Post data:

Este blog esta muy florecido en este dia!

Ya los ire leyendo tranquilamente...


besos

Xai said...

Eso me recordó una experiencia que viví hace 5 años atras. Una amiga estaba recien parida en el hospital y me quede a cuidarla durate 5 dias. El frio en el hospital era tan espelusnante que me dolian todos los huesos y por mas ropa que pusiera no sentía nada de calor... y para colmo me tocó dormir en el piso frio las 4 noches.

Carolin said...

Con esto me recordaste ha mucha gente que duermen frente a la embajada de un determinado país, aqui eso pasa mucho en la de EE.UU. y la de España.

Y que decir de los días de reyes en la casa del fenecido doctor Balaguer, son largas filas de gente tiradas en el piso a ver si al menos consiguen una muñeca o un carrito para sus hijos. Es triste si.

DrLacxos said...

aveces la vida es muy cruda, y mucho mas aquí en Estados Unidos, pero tu mismo ya has visto las diferentes cara de la moneda, unos lo hacen por necesidad y otros por gusto!,que loco no??

Pensando en said...

besos para el aprendiz de la vida...

OsitaJenni said...

Pobrecito. Al menos tiene algo bueno para abrigarse.

Cuando yo veo esa gente asi en la calle, lo primero que me pregunto es: Donde esta la familia de el/la?

J. Úbeda said...

Por aquí también se dan las dos situaciones. La Necesidad con mayúsculas y la necesidad con minúsculas. Cuando cubrimos la primera, aparece la segunda...