Monday, April 30, 2007

Cuando El Techo Es El Piso


Ya les he mostrado varias veces al loco que toma fotos en el tren, esta vez ese loco me ha enviado esta foto de otro loco que dice tener la clave para solucionar un problema gravísimo.
El amigo que ven ahí se queja de que los mosaicos de los techos del subterraneo se están cayendo y que caen como platillos voladores, cortándole las cabezas a los que caminan por debajo de estos.
Yo que he usado el sistema de subways por casi siete años aun no he visto el piso haciendo papel de techo ni el techo haciendo el papel de piso. Tremenda visión la de este señor, él curiosamente promueve la idea de dejar de comprar el periódico Daily News, para que el alcalde de la ciudad, Bloomberg se comprometa a arreglar el problema de los mosaicos que se caen del techo. Y yo me pregunto... Y que tiene que ver Bloomberg con el Daily News? Acaso este hombre sabe que Bloomberg es el dueño secreto del periódico?
Bueno, aunque parezca descabellada la idea que propone el loco parece que está dando resultado, ya que el día de hoy, debido a la baja en las ventas del Daily News, los dueños de este han decidido llevar el precio de 50 centavos a 25.
No se desanimen, aunque sus ideas parezcan descabelladas compártanlas, sigan el ejemplo de este gran hombre.

Bailando En Las Alturas


La semana pasada, en uno de los parques de mi universidad estaban tocando música caribeña a todo volumen, el ritmo de los tambores llenaba el aire de alegría, desde las alturas, con una destreza admirables, dos bailarines movían sus cinturas y bailaban como si hubiesen nacido sobre zancos.

Mundo Civilizado

El sábado pasado estuve en el estadio de los Yankees presenciando el juego contra Boston. El juego tuvo momentos en los cuales era olvidado y lo que pasaba en las graderías se hacía más interesante. Era excitante ver las expulsiones de algunos fanáticos mal comportados, de algunos borrachos, las expulsiones de algunos inocentes que se dejaron dominar de la mayoría.

Hubo momentos que me hicieron recordar mi adolescencia, las rivalidades de mi club de basket con los otros, los fanáticos que se desviven por su equipo, esos que se dejan cegar por lo ficticio, por un juego que en su cerebro se convierte en algo palpable y real.

Ese gordito que aparece en la foto fue el causante de la primera expulsión, él (fanático de Boston, al igual que yo) se puso a discutir con otro fanático de Boston, a quien la ropa lo hacía lucir como fan de los Yankees. Ambos muy animados se mentaron las madres, y se insultaron con todo su arsenal. El gordito luego se desaparece, y aparece subiendo por otro lado(El quería tomar por la retaguardia al que discutió con él) Mientras tanto un amigo del gordito empieza a lanzarle rosetas de maíz acarameladas al que estaba sentado en frente del que discutió con el gordito. La policía intervino y se llevó al amigo del gordito, muchos fanáticos de los yankees querían que se llevaran al gordo, ya que éste lo había comenzado todo. El gordito se salvó y se portó bien después de eso.

Minutos más tardes un asiatico borracho quien a todo pulmón gritaba que los Yankees no servían también fue expulsado(en esos momentos muchos nos olvidamos del juego y nos concentramos en el drama de las graderías)

Minutos más tarde una flaquita blanquita con camiseta de Boston y con novio fortachón, comenzó a insultar a ese que hizo que expulsaran al asiatico. La policía quien ya estaba atenta a esa zona caliente, se llevó a la flaquita, mientras tanto, su novio fortachón, le lanzó un vaso lleno de cerveza al que hizo que sacaran a su novia, éste también le tiró su cerveza, y ambos se refrescaron mutuamente.

Una hora más tarde, dos fanáticos más fueron expulsados, después de una gran demostración boxística.

Puedo decir que hay muy buena organización en el estadio, en mi adolescencia se lanzaban botellas y piedras, aquí en este mundo civilizado se lanzan vasos plásticos y puños e insultos embriagados, se nota el progreso de nuestra civilización.

Si quieren saber el resultado, pues les digo que el juego terminó.

Cinco Bostonianos expulsados contra dos Yankistas, ganaron los Yankees.

Se Enseña A Coser

Y yo que creía que las escuelas de sastrería habían desaparecido!

En mi ciudad, La Vega, los sastres hacen muy buen dinero, especialmente cuando hacen los vistosos disfraces de carnaval, en esos meses se la pasan muy bien, se las pasan bebiéndose los centavitos. Las modistas también hacen buen dinero, alterando vestidos, haciendo uniformes.

Los sastres en New York son criaturas que trabajan escondidos en las grandes tiendas o en factorías, haciendo ruedos, estrechando, ensanchando sacos, no tienen vida propia, su creatividad está a punta de pistola. Me gusta caminar por el vecindario cercano a mi universidad, sus apartamentos antiguos y sus letreros hecho a mano pegados a la ventana nos muestran como se detiene el tiempo en algunas partes.

Monday, April 23, 2007

Vomitando Opiniones

Corre+Vomita = Loco
Corre suave.





Por qué correr hasta que no puedas caminar?
Corre suave


Por qué golpear la pared? Eso duele.
Corre suave



Qué estás haciendo?
Corre suave





Felicitaciones, no te puedes parar.
Corre Suave

Hace poco iba en el tren y leí unas cadenas de anuncios, no les encontré sentido alguno, como muchas veces pasa cuando se nos anuncia algo sin el acompañamiento de una imagen. El otro día me topé con los mismos anuncios, estos que les muestro, e inmediatamente entendí lo que querían decir. Lo que más me agrada de esta campaña publicitaria es que se le echa la culpa al atleta por estar corriendo sobre calzados malos, debieron usar Reebok.
La primera foto hace poco fue removida de la pared en la que estaba, parece que se quejaron unos cuantos moralistas. Y yo me pregunto? A qué se debe tanta ñoñería?








Ropita Apretada


Este es un loco curioso, desde que entró al tren con una vocecita afeminada se puso a pedir comida. Tenía una camiseta que dejaba al descubierto su sexy ombligo. Primera vez que veo en el tren a un loco, "loca". Mientras se comía un poco de bizcocho que le dieron, se balanceaba hacia adelante y hacia atrás, haciendo muecas como si fuese a vomitar.

Thursday, April 19, 2007

Refugio

"¿Por qué será que el metro es el lugar habitual de toda la gente rara? ¿será por ser un lugar cerrado y destacan más? ¿los fabrica el metro? inquietante"

Pregunta matritensis, un lector nuevo (Bienvenido!)

Muy buena tu pregunta, amigo. Pues te digo que la razón principal es la protección, protegerse del clima malvado de esta ciudad, de esos que gustan abusar y molestar a los desamparados y locos como ellos.

Cuando hace mucho frío los vagones de los trenes son la mejor opción para encontrar ese calorcito, esa calefacción que simula a la de un abrazo grupal. Son muchos los que mueren cada año por dormir a la intemperie. Se tiran al suelo a echarse una siestecita y amanecen fríos y duros.

Durante los meses calientes, el calor se hace insoportable, aquel que no tiene un abanico o un aire acondicionado en su apartamento probablemente no podrá dormir bien, o dormirá refrescado por su sudor pegajoso. Nuevamente los trenes proveen a estos individuos de una temperatura agradable, bastante espacio(ya que cuando ellos entran a un vagón, gracias a su gran mal olor, causan una limpieza, hacen que la gente corra hacia otros vagones, y como el hediondo no se da cuenta del muerto que lleva encima, se siente en el cielo cuando ve que tiene espacio para recostarse, poner sus cosas y echarse una siestecita.)

Estos individuos hacen lo que se le pegue en gana [La gente tiende a huir de los malos olores y los locos] Muy pocos se atreven a molestarlos, los policías no se le acercan a multarlos.

Otro beneficio de vivir subterraneamente es que en los zafacones se pueden encontrar un sin número de desperdicios deliciosos. (Según ellos me han dicho)

Otras razones...

Bueno te digo que algunos locos son amantes de la gente, les gusta sentirse rodeados, les encanta exhibir sus habilidades retóricas, les gusta posar para las cámaras, pedir limosnas, pedir comida, cantar, bailar, escribir, dibujar.

Entre los locos aparecen esos a los que les gusta viajar, aventurar por el mundo, viendo caras nuevas, tomando al azar el primer tren que aparezca, observando los bonitos paisajes subterraneos, combatiendo molinos y todas esas cosas que elevan el alma.

Pues te digo que si un día llego a ser mucho más loco no lo pensaría dos veces, agarraría todos mis motetes y me mudaría en algún vagón bonito y lujoso, de esos con asientos azulados, y voces de choferes computarizados saludándome y diciéndome hacia adonde me llevan.

Ya para acabar, comparto con ustedes la idea de un experimento social que pensé hace unos días. [Pueden intentarla si le parece para que la muestra sea más contundente.]

Que tal si duro unas cuantas semanas sin bañarme y afeitarme y lavar mi ropa y sin ningún tipo de identificación sobre mí. Salgo de mi casa un día decidido a explorar todo el sistema subterraneo. En una libretita voy tomando notas de todo lo que veo. La reacciones de la gente ante mi mal olor, las reacciones de esos que se quedan a aguantar mis hedores corporales. Sería bien chévere viajar sin empujones, sentadito con las piernas abiertas suspirando y silbando unos cuantos merengues...

Espero que hayas quedado complacido con lo que considero ser la razón principal, éstas podrían ser infinitas, ya que uno nunca sabe lo que pasa dentro de esas cabezas alucinantes.

Saludos

Carne Viva








Visualizar la carne, viva, sin piel, con un brillo que va más allá de lo humano causa cierto dolor, cierta pena, cierto horror. Mucho más doloroso es observar nuestra propia piel erosionarse poquito a poco, haciéndonos sentir una pequeña picazón, la cual provoca que nos rasquemos cuidadosamente las orillas y observemos con un aire mórbido la piel rojiza que brilla y pica cuando se toca. El pus en los bordes aumenta causando un hedor putrefacto, hinchando los tejidos, todo eso duele. Imaginen que lo tienen que ver frente a ustedes. Muchos se cubrieron la narices, otros se le acercaron, ofrecieron su ayuda y fueron rechazados, otros acongojados mostraban sus caras preocupadas y tristes, con ojos a punto de llorar.

Ella, asiática, como de unos cuarenta años levantaba la pierna más afectada de las dos y la observaba mientras se estiraba hacia atrás, con las manos en sus sienes la piel de sus ojos, para observar mejor como la vida se la comía viva, la causa no la sé, solamente sé que lo que vi fue real, el dolor de su mirada lo decía todo. Junto a ella todas sus pertenencias. El vagón era temporalmente su casa. Si algún día llega a manos de doctores la amputación de ambas piernas sería la única opción, si realmente se le quiere ayudar.

"Qué más da!" Dirá la ciudad... "una desamparada más, una loca más, el dinero se puede usar en otras cosas."

Wednesday, April 11, 2007

Carcajadas Subterraneas



Bueno aquí estoy, escribiendo un poco ya que tenía tiempo sin hacerlo y me picaban las manos. Las cosas andan bien por estos lados, ayer gocé mucho al escuchar unas carcajadas subterraneas. Es increíble la gran variedad de locos que deambulan por el sistema de subways de New York, sus locuras son tan variadas, cada uno de ellos tiene su super poder. Por aquí les he hablado de locos cavernícolas, intelectuales, con pies de patos... etc etc Ahora les traigo a una asiática que desde que entró al tren me llamó la atención. Es la primera vez que veo a una desamparada de esa raza, los asiáticos tienen fama de ser bien unidos y ayudarse para no quedar así.
Ella entró con una sonrisa en la cara. Se sentó en un espacio amplio en medio de dos personas. Al poco rato se puso de pies y se sentó apretadita junto a un moreno. Yo me encontraba supuestamente leyendo, observándo cada uno de sus movimientos con el rabillo del ojo.
Volví a la lectura, de repente una gran carcajada me sacó de mi trance, miré hacia su asiento y noté que se reía sola mientras devoraba unos Doritos. Tenía un pelo bien lindo, largo lacio y negro. Su piel estaba curtida al igual que su ropa, sobre sus rodillas puso su abrigo porque sintió calor. Cada treinta segundos lanzaba una placentera carcajada y conversaba consigo misma.
Luego se puso de pies y se sentó en ángulo de 45 grados frente a mí. Ahí siguió comiéndose los doritos de la fundita roja que llevaba consigo. Cuando terminó los puso a un lado y comenzó a peinarse y a mirarse reflejada en el cristal de la puerta al otro extremo del vagón. Se veía satisfecha y complacida, se sentía bien bella y cada vez que se acariciaba el cabello y se miraba en su espejo se sentía la más guapa del lugar.
La sigo mirando detenidamente y veo que se saca del bolsillo unos cuantos billetes de un dolar, los empuña en su mano derecha, y con ambos brazos abiertos moviendo su cintura de un extremo al otro comienza a reirse a carcajadas y a mostrar con la palma de su mano abierta las papeletas estrujadas.
Después de unas cuantas carcajadas más le llegó su parada. Y nos dejó a todos con la duda... De qué se reía con tantas ganas? Su felicidad me hizo sentirme muy bien, como que me contagió... ja ja ja ja!

Rara Costumbre

En los barrios de la parte alta de New York, algunas tiendas tienen la rara costumbre de pegar en los cristales de la entrada fotos de las personas que se han robado cosas. Algunas de las fotos muestran al ladrón o ladrona, quien ya ha sido atrapado, con el producto que se ha robado en las manos posando para el retrato, otras muestran al ladrón después que se ha robado el artículo (esas fotos regularmente son sacadas de los videos que revisan los agentes de seguridad después que el ladrón se encuentra lejos y con una sonrisa en la cara.

Me parece curiosa esa costumbre, me la encuentro de mal gusto, como que afea el negocio, no le veo ninguna utilidad. Me gustaría saber que hacen con los pillos en sus países, no recuerdo que le hacen a los ladronzuelos de tiendas en mi país.

Nota Chistosa. Hace un tiempo me acerqué a ver las fotos polaroid que tenían de los delincuentes en el cristal, y me reí bastante al ver que había un tipo que salía retratado como tres veces, con ropa diferente con los artículos que se había robado.

Hasta para robar hay que tener talento, a ese como que le gustaba que lo atraparan.

Una Mima


Y la mima con sus alas y cara de ángel alegraba a todo el que le pasaba por el lado.

No Le Pongas Aceite

Los fines de semana yo suelo salir a bailar salsa. El pasado viernes fui a un lugar que frecuento y me morí de la risa cuando vi este letrero: "No uses aceite en tus zapatos." Y yo me pregunto? Quien sería el genio que le puso aceite a sus zapatos para dar mejor las vueltas o para patinar en la pista de baile? Quien sería el que provocó que le dedicaran un letrero tan jocoso como éste?