Wednesday, February 28, 2007

El Cambio o Devuelta

El sábado visité una bodega atendida por mexicanos. Me llamó mucho la atención la vasta variedad de quesos y ajies picantes que ellos tenían por todos lados.

Hace dos semanas compré un frasco mayonesa y cuando se la unté al pan y la probé tuve que escupir unas cuantas veces. La mayonesa había expirado en el verano del 2006, lo bonito del caso es que cuando la devolví la mujer que estaba atendiendo la tienda se estaba haciendo "la chiva loca", mandando a otro chamaco a que revisara "a ver si era verdad eso de que me habían vendido algo dañado."

Yo no esperé a que el muchacho revisara, yo mismo fui al estante, busqué por un rato y no encontraba ninguna otra expirada hasta que encontré una que se había vencido en el 2005(Qué barbaros!). No tuvo de otra que devolverme mi dinero. Me imagino que si eso le hubiera pasado a un blanquito le hubiesen hecho un revolu y quien sabe si deportan unos cuantos y le cierran el negocio. Pero yo soy un tipo pacífico.

Hace una semana regresé al mismo lugar(Sí soy masoquista) Y compré unas cuantas cositas, el total hacía 6 dólares con cincuenta y un centavo. Yo le pasé seis con cincuenta y cinco y me quedé esperando el cambio, los cuatro centavos de devuelta. No es un acto de tacañería, en este país construído por los gringos, todos los negocios están obligados a tener menudo. Y como eso siempre sucede, el inmigrante que se muda aquí se acostumbra a esperar sin importar la cantidad que sea. Pues después que me di cuenta que la señora que se había hecho antes la chiva loca, no me iba a devolver, me puse a mirar para todos lados, ya que me daba verguenza reclamar esos míseros centavos que de toda forma iba a botar y luego se me ocurrió la idea de hacerle preguntas sobre un queso de hojas que tenía en el mostrador.

"No es de hoja es de Oxacla."

Pues salí, me sentí raro esperando por esa cantidad, pero no es culpa mía es culpa de la costumbre americana. Me aplicó el redondeó a la inversa

Hace poco en uno de los post de la autora de este blog :
Pensando en Leí algo que me recordó lo que hacían los comerciantes en ese tipo de situación, cuando no tenían cambio. Pues allá las cajeras acostumbran a darle mentas a los clientes, para de esa forma endulzarlos, en vez de dar la devuelta. (También lo veo como una forma indirecta de vender mentas)

Monday, February 26, 2007

Indignación

Me parece increíble.
Quisiera tomarle una foto.
No puedo.
A veces hay que respetar la privacidad.

Eso que hace no está bien.
Parece una bebé mi compañera,
De literatura francesa.

Ella ha de tener unos veintidós años.
Es latina pero no habla español.

La bebecita,
Cuando nadie la ve,
Se sienta en la última fila,
Pones su codo izquierdo sobre su butaca,
Y con mucho gusto,
Como si fuera un biberón,
Se chupa el pulgar.

Hoy ella notó que yo la estaba viendo,
Se cubrió con la otra mano la mejilla,
Y siguió succionando su dedo.

Uno de mis hermanos ,
Se chupó los dedos hasta los quince.

A los veintitantos chuparse el dedo,
Sin morbosidad,
Sin picar el ojo.,
Sin ponerse la mano sobre los pechos.
Lo considero sumamente indebido,
Inaceptable
Me parece chocante.
Estoy indignado.

Thursday, February 22, 2007

Cosas De Policías




Cuando pienso sobre los policías siempre me acuerdo de un estribillo popular que cantaba cuando niño:
"Policía pata podría, dame un peso pa' la comía." Ahora que me pongo analizarlo me pregunto, okay, estamos insultando a los policías, pero por qué después que les damos un garrotazo extendemos la mano para pedirles? Debería ser al revés, pedir y luego dar el garrotazo. Yendo más allá del estribillo infantil, se puede ver que desde pequeños se nos enseña a tener riñas con la policía, a quererlos ver cojos y jodidos.
En mi país, República Dominicana lamentablemente, cualquier burro se puede colocar un uniforme. Un policía no es atractivo para nada. En cambio aquí en los Estados Unidos, al menos se les requiere haber pasado un tiempecito en la universidad. A muchas mujeres, no sé por qué, le tiemblan las piernas, se les cae la baba cuando ven a uno de estos hombres afeitaditos parados sujetando sus macanas, haciendo nada en algún lugar, ellas inmediatamente buscan un pretexto para hablarles, se hacen las perdidas, las turistas para ponerse hablar con estos tipos a los cuales los chalecos antibalas los hacen parecer más robustos de la cuenta. Ser policía en este país tiene cierto prestigio, cierto sex appeal. No son los patas podridas de mi país tienen cierto poder sobre las mujeres(especialmente) y sobre los ladrones de carteras y periódicos en las bodegas.
Mi intención con este post no es ridiculizarlos, les quiero mostrar que esos señores que a veces se les pasa la mano y la macana pueden también ser chistosos. Hablando de chistes, ahora me acordé de un chiste policiaco viejo pero bueno(creo yo).
Sube el telón... aparece un salón de clases, todas las butacas están ocupadas por policías, ellos se encuentran tomando una prueba. Cae el telón.
Sube el telón... En la pizarra aparecen las calificaciones de los policías, todos sacaron F.Cae el telón rojo con flequitos amarillos.
Cómo se llama la obra?
Brutalidad policiaca... jejeje jijiji, jujuju.
Basta de chistes agrios como limón.
Pues las fotos que les muestro, las primeras dos las tomé en el parqueo de los carros civiles de los policías. Me parecieron graciosas, una muestra el odio que le tienen muchos hombres a sus ex-esposas(Quién sabe qué diablura le hizo la esposa a éste) y la otra es una placa que dice "ok bye bye" A quién le estará diciendo adios? A la ex... talvez. Si queremos podemos pensar que las dos al azar están relacionadas.
La última me parece más graciosa, una muestra más de la brutalidad policiaca. Un policía de tránsito aparcó su carrito de golf frente a un hidrante, algo ilegal, lo cuál provocó que otro policía de tránsito le dejara un ticket sobre el parabrisa, una pequeña multa para que aprendiera que frente a las "pompas" nadie se debe parquear ya que uno nunca sabe cuando ocurrirá un fuego.



Saturday, February 17, 2007

Cuando Uno Mismo Se Los Busca

Una cosa es ver el diablo venir y otra es salir a buscarlo. Siempre me pregunto qué será eso que pasa por la cabeza de muchos jóvenes en ésta ciudad, que por cuestiones de moda, por querer parecer originales y rebeldes hacen unas cosas que no los benefician de ninguna forma.

Los policías a diario arrestan un sinnúmero de jóvenes, semanalmente imagínense la cantidad de muchachos que han esposado, según van pasando los días ellos se van creando un perfil en la cabeza de cómo se visten, como caminan, como se recortan el pelo, los que violan la ley. Lamentablemente cuando ellos salen a la calle llevan ese perfil en la mente, inmediatamente ven a alguien que se asemeja a esas imágenes que llevan en su subconsciente le prestan una atención especial, si añadimos a eso, la raza y el color de piel podríamos tener interesantes ingredientes, en estos tiempos, los árabes, los latinos (los que parecemos del medio oriente y los de piel más oscura), y los morenos tenemos que andar pisando fino. Por eso a veces ocurren esos arrestos raros como el que le mostré en el post anterior, por uno olvidarse de que hay ciertas características que están bajo la mira..

Pues últimamente, en la calle he empezado a ver a chicos enmascarados, el pretexto es el frío del invierno. Lo mejor de todo es que estas máscaras no son la mayoría de un solo color, ya he visto muchas que tienen pintada la cabeza de un esqueleto. Y yo me pregunto es que no piensan que con caretas así se convierten en miel para los osos? Durante el verano pasado, en uno de los posts le conté sobre un chico que andaba descamisado, enmascarado, con el pelo largo y pedaleando en una bicicleta. La policía lo vio, lo siguió y luego unos oficiales se aparcaron delante de él y se lanzaron de la van. Lo revisaron por unos cuantos minutos y no le encontraron nada.

Esa foto que ven ahí, la tome de la vidriera de una tienda de Fordham Road en el Bronx. Es un jacket de piel con una capucha bien especial, ya que esta le cubre la cabeza completa y se convierte en máscara. El que se atreva a comprarlo y ponérselo en un día que no sea Halloween, se protegerá definitivamente del frío pero no de los hombres toscos de pistola y macanas.

Saturday, February 10, 2007

Patriotismo

Un policía de baja estatura se encontraba detrás de una pared, sacando la cabeza de vez en cuando para observar a esos que entraban por el “turnstile” a la plataforma del tren. En cuestiones de segundos, el muchacho se hallaba contra la pared. No pude percatarme de lo que había hecho, segundos más tardes se encontraba esposado y el oficial de la policía lo requisaba por todas partes sin encontrar nada.

Pues este fue un arresto raro, ni cuenta me di por que lo detuvieron, el chico que parecía de descendencia mejicana cruzó, el policía lo atrapó. Qué hizo? Primera cosa que me pregunto. Quizás se pasó sin pagar. Pero si esa fue la razón porque no conversó con él y le dio un ticket? En vez de eso lo colocó contra la pared, lo esposó y comenzó a sacarle, las llaves, los chicles, los centavos, lo revisó por todas partes y no encontró nada, luego lo volteó le bajo la capucha, le quitó las gafas. El jovencito lo miraba con unos ojos desafiantes, sin las gafas se le notaba un ojo amoratado ( No fue el policía, ya estaba así de fábrica, para que no crean que fue abuso policiaco) Bueno pensándolo bien y usando un poco la imaginación, si fue el policía, el uniformado lo encontró robando en una tienda fuera del subterráneo, el muchacho huyo con un par de pantalones en la mano y con unas gafas y se le desapareció. El policía tal vez pensó que el chico no era del barrio y que en algún momento tomaría el tren y decidió esperarlo.

Bueno luego al final, el uniformado comenzó a escribirle un ticket, ahí me pude percatar de su patriotismo, ya que en el mango de su pistola, en la tapita de abajo tenía una pequeña calcomanía de la bandera de Puerto Rico. No me dio tiempo a tomarle una foto, mi tren llegó en esos instantes, no sé realmente que pasó con el chico de unos dieciocho años después que me fui.

Hablo de patriotismo porque esa es la forma en la que muchos latinos en Nueva York vemos las cosas. Para mí es una ridiculez poner la bandera hasta en la sopa, en tangas, en zapatos y en ropa. Lo hacen los boricuas, lo mexicanos, los dominicanos, bueno todos nos llenamos de propaganda. Cada año se hacen unas famosas paradas, que en vez de realzar la patria la ponen por el suelo. Ya que confundimos el patriotismo con lo comercial, con la propaganda. Si para ser dominicano yo necesito marchar bebiendo ron, con un pañuelo de mi bandera en la cabeza y una franela blanca con cuadros rojos y azules, creo que me declararé huérfano. Lo patriota se lleva dentro, aprendiendo nuestra historia, compartiendo lo que sabemos de nuestro país, tratando de ser mejores cada día.

Monday, February 05, 2007

El Mariachi Llorón








Muchas veces he tenido la oportunidad, de ver mujeres bellas llorar en los trenes, algo que resulta bastante conmovedor. Uno quisiera ayudarlas, pero con lo complicadas que son las gentes de este país poco se puede hacer. Cuando pasan esos casos me imagino que posiblemente el novio las ha dejado.

Pues hace poco me encontré con este señor que les muestro. El al principio iba de pies, cantando con dolor una ranchera desconocida, que seguramente por la entonación que él le daba era bastante antigua. El hombre lloraba, se le podían ver los ojos aguados y las lágrimas brotar cada vez que se detenía y se volteaba.

Un pedacito de la canción decía: "Porque eres mi baby, la preferida, la única dueña de mi corazón..."

Dejé de leer y me puse a escucharlo detenidamente, a mi lado a una chica se le aguaron los ojitos. El hombre repetía y repetía el pedazo de la canción que se sabía, para luego detenerse un rato y hablar de esa mujer bella que lo ha dejado. El hacía enfasis en que nunca encontraría a alguien como ella, y que a su edad, sólo la muerte le esperaba. Luego volvía y cantaba, se detenía y añadía un poco más a la historia de despecho.

"Ella es dominicana, vive bien, no necesita de ningún hombre. Ella tiene casa en Santo Domingo. Yo tengo casa en Santo Domingo y Bayamón. Yo le digo que le doy todo lo mío pero ella no lo quiere. Ella es una mujer seria, como ella yo nunca voy a encontrar. Las mujeres de ahora no sirven. Uno la conoce hoy e inmediatamente se quieren ir a la cama con uno. Esas no sirven. Ella si que es buena. Me dejó porque tuvo que elegir entre cuidar a su hijo o estar conmigo. Yo la entiendo, un hijo es más importante. Pero yo, con quien me quedo?"

Saturday, February 03, 2007

Trabajo Detectivesco










Me hubiese gustado ser detective, buscar pistas, encontrar pruebas, lograr el razonamiento adecuado, ese que me haga resolver algún crimen, secuestro o cualquier otra situación. De vez en cuando, a través de las palabras “encriptadas” que escriben algunos blogueros, trato de indagar buscar esa “cosa” como decía el amigo Gavingo, de la cual se habla indirectamente, esa cosa que llevamos dentro que a veces tenemos miedo a decirla claramente y que sólo nos gusta liberar parcialmente a través de la ficción. En mis cuentos, poemas digo mucho de mí, al mismo tiempo digo poco, tratando así de envolver la “cosa” o el origen “la raison d’être”, lo que provoca que tome mi tiempo para escribir.

Pues continúo… me hubiese gustado ser detective....
Ayer después de desmontarme del tren uno en la calle cincuenta, en el suelo de la plataforma del tren me encontré juntas cuatro fotografías. Ellas estaban plastificadas y recortadas con tijera en un tamaño que les permitía ser puestas en una cartera.
Ahora la imaginación toma lugar… aquí tenemos cuatro fotos, de una parejita muy bonita. Todas en momentos felices. El se ve extremamente contento, con su sonrisa un poco timida de par en par, en uno de los retratos aparece vestido de pirata, probablemente le tomaron la fotografía en un Halloween reciente. Se nota que tiene un buen sentido del humor. En tres de las fotos aparece con barba de dos días, en una de ellas sale bien afeitadito, parece que esa fue tomada durante una ocasión especial. Ella se ve muy happy con él, con sus ojos preciosos y su sonrisa Colgate, lo hacía sentirse el hombre más importante del mundo. Interesante el poder de las fotos, como atrapan los momentos, diciendo siempre la verdad.

En conclusión, después de verificar con mi polvo mágico las huellas digitales, puedo decir que estas fotos estaban en la cartera de la chica, algo pasó entre ellos, algo que ya no tendría retroceso, ella dejó de sentir los palpitos de su corazón acelerarse cuando veía la foto de su pirata bufón. Ver esas fotografías le causaba dolor. Después que las miró por última vez sentada en uno de los asientos duros del tren uno, decidió deshacerse de ellas, no las destrozó, las dejó intactas, para que tal vez él las encontrase cuando se detuviese en esa parada fría de la calle cincuenta, para que se acordase de ella.