Sunday, November 19, 2006

Adivina Adivinador?




Pues ayer cuando me dirigía a mi casa, me senté en un asiento del tren al lado de un señor latino que llevaba entre sus pies un cubo curtido, éste contenía un líquido negro y un palo como de escoba dentro de este.
El señor dormitaba, y yo curioso como siempre miraba su cubo sin saber que cosa llevaba ese hombre ahí. Entre las cosas que me pasaron por la mente estaban: Melao de caña, pero después me dije: "Por aquí cerca no hay granjas." Será pintura? "Bueno, no creo, porque no siento ningún olor fuerte." Será agua sucia? o con azúcar negra para hacer un jugo? o será que él andaba contrabandiando petróleo? Pues aproveché que dormía y le tomé una foto. La gente me miraba con curiosidad y seguramente dijeron: Hace poco me contaron que había un loquito tomándole fotos a un condón y ahora nos toca ver a otro loco tomándole fotos a un cubo sucio.

Cuando el hombre se despertó me dieron ganas de preguntarle acerca de lo que llevaba en ese cubo, pero me entró la timidez, y nada, no pude preguntarle, a ver si adivinan ustedes lo que ese señor llevaba en el cubo. Aquí les dejo las fotos.

Platos Raros




Digo platos raros, para otros tal vez sean muy comunes, pero para mí acostumbrado al arroz con habichuelas y a los plátanos al ver estos platos que ordenaron mi novia y uno de sus amigos en un restaurant de Malasia (Cuál será el gentilicio de estas personas) eran de lo más extraño que haya visto en mi vida.




Mi novia ordenó arroz con piña y pollo, yo antes de ver el plato juraba que ellos traerían un plato de arroz con trocitos de piña y unos cuantos cantos de pollo, pero estuve totalmente equivocado, lo mismo pasó con el plato de arroz con mango y pollo que ordenó su amigo.


Friday, November 17, 2006

La Necesidad Es Ciega

El mundo subterraneo de Nueva York no deja de sorprenderme son tantas las cosas raras, que ellas terminan convirtiéndose en cosas normales y yo termino transformándome en el extraño curioso.

Pues hace poco tomé el tren E camino a Queens e inmediatamente me senté me cayó encima un sueño endemoniado, algo sorprendente, ya que no eran ni siquiera de noche, a mi izquierda iba sentada una blanquita y a mi derecha un señor de piel amarilla, quien iba muy entretenido leyendo el Wall Street Journal. De pronto cerré mis ojos y me puse en estado de reserva, ni muy dormido ni muy despierto. Luego siento que la blanquita se para y se sienta otra persona a mi lado. De pronto escucho:

"What time is it?" y me desperté veo de lado al señor y le contesto:
"Son las cinco y media."
"Tú eres Dominicano?"
"Sí" Le dije y luego al mirarlo a la cara me di cuenta que el señor estaba ciego.
"Y de dónde?"
"De La Vega."
"Ay vea, yo soy de La Vega también."
"Yo vivía por la Catedral."
"Fíjese que bien yo me crié cerca del mercado, por ahí por San Antonio."

Pues nos metimos en una conversación bien larga, en la que me contó que hacía cuatro meses que vivía aquí, que su esposa se murió de cancer, que dejó tres hijos con su mamá allá en mi ciudad.

"Y usted sabe pa' dónde va?" Le pregunté un poco preocupado, al ver a mi compatriota en esa condición.
"Yo ahora salí de la escuela de inglés para discapacitados, yo voy pa' la casa de mi cuñao, ahí es que me estoy quedando."
"Usted debería empezar a buscar esas ayudas que ofrece el gobierno, a la gente como usted en este país le dan muchísimos beneficios." El señor tocó el lado de mi cintura y al sentir el estuche de mi cellular me preguntó:

"Usted es policía?"

Le dije que no, que no era policía que eso era un cellular, el señor con sus ojos grises se calmó y me dijo:

"A mi no me dan beneficios, yo tengo un machete, vine con el pasaporte de otro y me quedé. Yo estoy aprendiendo inglés pa conseguirme un trabajito, yo allá en La Vega me gradué de mercadología y comunicación."

Me dijo tambien que estaba buscando una mujer para casarse y poder quedarse en este pais.

Yo quedé boquiabierto, no pude creer lo que escuché en ese momento. La verdad es que la necesidad es ciega, camina tocando todo y a todos los que se encuentra en su camino. Opinen ustedes que me he quedado sin palabras!

Monday, November 13, 2006

Señor Condón


Son increíbles las cosas que uno puede llegar a ver en esta ciudad. El otro día me subí al tren acompañado de mi novia y curiosamente el único asiento vacío era el que estaba ocupado por mister Condom, el señor condón iba sentado cómodamente, como pasajero VIP ocupando tres espacios. Con sus patas abiertas y cabeza desinflada, con cara de busca problemas, dura como una piedra, haciendo recular temerosamente a aquel que se atreviese a acercársele. Nadie supo cómo señor condón llegó a sentarse en ese lugar que antes solía ser limpio.
Bueno, ya fuera de la literatura, la persona que dejó eso tirado ahí, a eso de las nueve de la noche, logró lo que quería, muchos fueron los que se asquearon y con repugnancia se cubrieron los ojos, muchos fueron los que se cambiaron de vagón, el relajo surtió efecto. El payaso se salió con la suya. Es poderosa la presencia de este señor, su ausencia en ciertos lugares también lo es.
Me pregunto en que parada se habrá quedado?

Wednesday, November 01, 2006

Mami Santa Claus!




La verdad es que yo no tengo que salir de mi casa para encontrar cosas raras, yo no pensaba publicar dos posts en un solo día, pero cuando iba a ponerme a hacer otra cosa recibí una carta del polo norte. Bueno, no exactamente del polo norte o de santa, sino de los mercadólogos que no dejan que noviembre empiece para ya empezar a enviarnos anuncios. Tengo que admitir que este anuncio me ha hecho reir, ya que ellos están vendiendo el servicio de mandarle una carta a su hijo o hija, "desde el polo norte" firmada por el mismo Santa, sí el mismo gordo blanco de Barba frondosa que baila merengue en las tiendas dominicanas. No sé cuanto cobrarán por ese servicio, no leí muy bien el anuncio, pero a ese Genio que se le ocurrió esa idea hay que darle un premio.

Producción En Masa



En mi ciudad, La Vega, los limpiabotas deambulaban por las calles, todos andrajosos, tostándose la piel con esos rayos dotados de vitaminas C. El otro día pasé por un local en Penn Station en donde tenían unos veinte limpiabotas, todos uniformados, con camisas blancas pantalones negros y sombreros. Qué diferente? Lo que hace la organización, el capitalismo, la producción en masa, la oferta, la demanda y quien sabe que otras cosas. Además de sorprenderme ver tantos limpiabotas trabajando juntos al mismo tiempo, moviendo las manos como si fuesen máquinas lustradoras, produciendo a gran escala zapatos brillosos.


Bueno, además de lo gracioso que se ve el uniforme, algo que me encontré mucho más extraño aún fue el porte de todos los que trabajaban ahí, apenas llegaban a los cuatro pies, todos parecían cortados con la misma tijera. Me pregunto cual habrá sido el metodo de selección utilizado por el dueño del negocio? Como siempre nosotros los latinos haciendo esas cosas que otros no quieren hacer.